Martes. 11.12.2018 |
El tiempo
Martes. 11.12.2018
El tiempo

Younes, un chico "bueno y listo" que cometió una matanza sangrienta

Younes Abouyaaqoub
Younes Abouyaaqoub
En Ripoll todos describen al joven que conducía la furgoneta como "listo" y "amable" ► Apasionado de los coches y el fútbol, fue un buen estudiante y tenía un buen trabajo

Younes Abouyaaqoub, el supuesto terrorista autor material de 14 de las 15 muertes de los atentados en Cataluña, tenía 22 años y era, según, sus allegados, un joven "responsable" y "amable", un chico "bueno", "tímido" y "listo".

Younes nació el 1 de enero en Mrirt (Marruecos), pero a los cuatro años ya se trasladó con sus padres Omar y Hanou a Ripoll (Girona). Mantenía la nacionalidad marroquí y vivía junto a su familia en la calle Santa Magdalena de la localidad gerundense.

Eran cinco hermanos. La más pequeña, una niña de tres años. Con uno de los cinco compartía el mismo padre y con los otros tres, padre y madre. Uno de ellos era Houssaine, de 17 años, uno de los cinco jóvenes abatidos por la policía en Cambrils.

Con su pandilla de amigos, es decir, con los jóvenes que acabaron integrando el grueso de la célula terrorista, se reunían casi a diario en la plaza de la Sardana de Ripoll, situada a escasos metros de su casa y en la que hay una pista de fútbol sala a un lado y un parque infantil al otro.


Raquel lo vio crecer: "Me tiemblan los dedos, no he visto nunca a nadie tan responsable como tú..."


Algunas de sus vecinas, todavía sin creer lo sucedido, le recordaban como alguien amable que "llevaba la compra a las ancianas cuando tenían problemas" y siempre era atento.

Estudió en el colegio público Joan Maragall, en el centro de Ripoll, y posteriormente siguió su formación en el Instituto Abat Oliba, donde con buenas notas completó sus estudios para acceder a un grado superior de Electrónica, que aprobó fácilmente porque era un estudiante "ejemplar", asegura uno de sus amigos.

APASIONADO DE LOS COCHES. Desde hacía unos meses tenía un buen sueldo y estaba fijo en Soldatal, una empresa situada en las afueras de la localidad dedicada a la soldadura y mantenimiento industrial, y entre sus aficiones estaban el fútbol, –había llegado a jugar con los juveniles del Ripoll CF– y los coches. Según sus amistades se sacó el carné de conducir al cumplir los 18 años y en esos cuatro años y medio desde que se sacó el carné tuvo un Seat Ibiza, un BMW y un Citröen C5.


Era un estudiante ejemplar al que le apasionaban el fútbol y los coches. Tenía un buen sueldo en una empresa de soldadura


Además también tenía a su nombre una moto de gran cilindrada, una Honda NC 700S de color negro, que el pasado domingo por la tarde los Mossos y la Policía Local se llevaron en una grúa de la calle Antoni Gaudí, donde estaba aparcada al lado del bloque de pisos de sus compañeros yihadistas, Mohamed y Omar Hychami y Moussa Oukabir.

Según la policía, la tarjeta de crédito de Younes pagó el alquiler de las tres furgonetas con las que pretendían cometer atentados mucho mayores que los que tuvieron que improvisar tras volar por los aires el chalé de Alcanar (Tarragona), donde preparaban artefactos explosivos con más de un centenar de bombonas de butano y un explosivo conocido como "la madre de satán".

Sus amistades, que le vieron por última vez hace dos semanas, coinciden en que era un chico "bueno y listo" y que por eso quien le "lavara el cerebro" tenía que ser alguien "muy listo".

ATROPELLO Y UN APUÑALADO. Younes conducía la furgoneta que la tarde del pasado jueves día 17 avanzó a toda velocidad por el carril central de La Rambla de Barcelona causando 13 muertos y más de un centenar de heridos a su paso, sembrando la muerte y el pánico.

También es quien en su huida a pie desde La Boquería apuñaló mortalmente a un joven de Vilafranca del Penedés que estaba aparcando cerca de la zona universitaria de Barcelona porque había quedado con unos amigos, y le robó el coche para huir de Barcelona. En el intento, a la salida de la Diagonal, aceleró en un control de Mossos llevándose a una sargento por delante y dejándola con la pierna rota.

A la altura de Sant Just Desvern (Barcelona) abandonó el coche con el cadáver de Pau Pérez en su interior y emprendió el camino hacia Sant Sadurní d'Anoia, a unos 40 kilómetros de Barcelona, donde gracias a una vecina fue localizado y abatido por una patrulla de seguridad ciudadana, curiosamente, de Vilafranca del Penedés.

Raquel, una de las educadoras sociales de Ripoll y quien lo vio crecer y se siente "destrozada" y con "el corazón roto", se ha preguntado en una carta que se ha hecho viral en las redes sociales cómo Younes pudo sufrir este cambio: "¿Cómo puede ser Younes...? Me tiemblan los dedos, no he visto nunca a nadie tan responsable como tú...".

Younes, un chico "bueno y listo" que cometió una matanza sangrienta
Comentarios