domingo. 16.01.2022 |
El tiempo
domingo. 16.01.2022
El tiempo

¿Vuelve una vieja conocida?

EN MARZO hará doce años que Miguel Ángel Sotuela gobierna Ribas de Sil. La moción de censura que permitió a este socialista acceder a la alcaldía fue la última que se llegó a debatir en la provincia de Lugo. En ese mismo cuatrienio municipal (1995-1999), se presentaron otras dos, en Chantada y Castroverde. Y en este último municipio se llegó a gestar una en la primavera de 2002, pero la cúpula del PP gallego, partido que iba a ser el principal beneficiario, la frenó antes de que fuera debatida en pleno.

Desde entonces, los únicos cambios que se han producido en los gobiernos locales en medio del cuatrienio municipal se han debido a causas naturales (defunciones). Sin embargo, después de dos lustros de tranquilidad en las poltronas municipales lucenses, en este 2009, justo en el ecuador de este mandato, resurge una figura política, la de la moción de censura, que teníamos arrumbada en el baúl de los recuerdos.

Se han dado varias circunstancias para eso. Por un lado, que PSOE y BNG montaron toda una red de pactos municipales en 2007 bajo la premisa de que no tendrían problemas para repetir el bipartito en la Xunta. A los ayuntamientos les convenía, por tanto, estar más próximos a los que manejaban los cuartos en Santiago (y en Madrid, y en la Diputación) que a los que eran oposición. Pero la inesperada (no para todos) victoria de Núñez Feijóo el 1 de marzo cambió el panorama. Ahora, es el PP, como en los viejos tiempos, el que garantiza inversiones xunteiras, a pesar del fuerte contrapeso que por ahora supone la Diputación socialnacionalista.

A esto hay que sumar la resurrección de los tránsfugas, otra figura que estaba de capa caída en los últimos tiempos. Y la falta de contundencia en el PP respecto al caso de Silleda podría invitar a alguno a tomar ese camino, pensando que, a lo mejor, en un caso similar el partido sí acepta lo que no admite ahora mismo en la localidad pontevedresa.

En el caso de Lugo, la moción de censura sobrevuela estos días sobre Láncara, después de que al regidor, el socialista Darío Piñeiro, no le importara incumplir, supuestamente, el pacto para compartir la alcaldía con Tega. Han sido estos últimos los que han hablado primero, esta misma semana, de la posibilidad de un relevo en la dirección del Ayuntamiento, que tendría que contar con el apoyo del PP. Claro que antes habría que superar las malas relaciones personales que, según dicen las malas lenguas, existen entre los cabezas de lista de estos dos últimos partidos.

En Láncara no se daría ningún incumplimiento de la ley antitransfuguismo: simplemente, un partido cambiaría de socio. No es el único lugar donde una fuerza pequeña forma parte de un gobierno y se abriría, al menos en teoría, esta posibilidad. De ella se ha hablado, casi desde comienzos del mandato, en As Nogais, aunque aquí habría que unir tantas sensibilidades diferentes (PP, BNG, Tega) que la operación se antoja difícil. La situación de Tega, sin una dirección provincial clara, parece abonar a este partido, al menos a priori, a los bandazos, guiados por las miras personales.

No obstante, por ahora en el PSOE están más o menos tranquilos, aunque miran con preocupación la crisis de Láncara (cuya resolución no fue del agrado de todo el partido). Y en el PP hace tiempo que han adoptado una actitud de paciente vela, aguardando a que la fruta caiga del árbol por su propio peso, aunque sea esperando casi dos años hasta las elecciones. Es mucho tiempo o demasiado poco, según para qué cosas.

-O-O-O-O-

CONFLICTO ♦ Un bochornoso paso más
¿Le ha salido el tiro por la culata al PP con la denuncia del robo en las instalaciones de la Policía Local de Lugo? Porque lo que parecía un ataque al gobierno local, por descuidar la vigilancia, se ha vuelto contra los propios agentes. El conflicto da, así, un paso más: tras el drama, ahora ya entramos en la farsa y vamos camino del esperpento. Todo un espectáculo, en suma. El próximo paso puede ser convertirlo en frase hecha y que ésta la repitan nuestros tataranietos, aun sin saber de dónde viene (por ejemplo, "eso es tan fácil como entrar en el armero"). ¿Y cuál es la solución? Pues mirar al árbol en lugar de al bosque y expedientar al policía que demuestra que aquello es la "casa de tócame Roque" (expresión cuya definición en el diccionario parece hecha pensando en Lugo).

PUERTO SECO ♦ Interminable
El puerto seco de Monforte es casi como la Cidade da Cultura de Santiago: una obra inacabable y politizada, desde aquel 2001 en que el PP la presentó como contrapeso a la terminal logística anunciada para la socialista Lugo. Ahora se dice que estará en el 2013. Pues también lo dudamos.

Cuestión de lenguas. Uno ve esta foto, remitida por la Diputación, el mismo día en que se monta una irreverente polémica sobre las hijas de ZP en N.Y. y se acuerda de las dificultades que los políticos españoles tienen para defenderse en otros idiomas. No es el caso, parece ser, del que, en la foto, tiene en la mano un conocido periódico francés. Es difícil imaginar cómo le iría a este país si sus mandatarios fueran obligados, por ejemplo, a demostrar su competencia en un idioma extranjero. Pero difícilmente se puede exigir eso cuando la ciudadanía de a pie tampoco es políglota.

-O-O-O-O-

PINCELADAS
♦ SALUD. Baleira suma 14 meses sin atención pediátrica. Y luego hay quien se queja de que en las zonas rurales no nazcan niños.

♦ MONTAÑA. Siempre que se habla de Negueira de Muñiz sale algún tópico, como apuntaba el lunes el alcalde.

♦ PLAN. El plan Impulsa Lugo nos hace recordar aquel programa de dinamización del interior del bipartito que nunca tuvimos muy claro qué era.

O RECORTE ♦ Alimentación

El Progreso, 23-09-2009, p.5 Xa entendo por que os locais de comida rápida de Lugo pechan polo menos un día á semana ou pola noite: porque ningún os usa. É a demostración de que o de E para comer... segue vixente: que ben xantamos e que ben ceamos... cando temos tempo para cociñar ou alguén que o faga. Aínda que xa se sabe que os estudos cárgaos o demo: só había un dez por cento de menores de idade e un 40 por cento de maiores de 60, que teñen máis tempo. Así que mentres dixiro estes datos, vou ir encargando unha pizza, que ultimamente abriron varios negocios novos.

¿Vuelve una vieja conocida?
Comentarios