sábado. 26.09.2020 |
El tiempo
sábado. 26.09.2020
El tiempo

Víctimas de Coté recurrirán al Defensor del Pueblo

La presidenta de la asociación de víctimas del falso osteópata José Manuel López Pérez, Coté, estudia recurrir al Defensor del Pueblo y al Fiscal General del Estado al interpretar Esther Fontán como acoso y tortura psicológica las seis denuncias que ya recibió en los últimos meses por parte del supuesto médico, al que el colectivo, por su parte, también denunció por presunta estafa, intrusismo y lesiones. Por esos delitos, reclaman a la Justicia cárcel para él y una indemnización.

Esther Fontán, que se declara cansada tras diez días sin poder atender su trabajo y estar dedicada por completo a acudir al juzgado y atender a los medios de comunicación, aseguraba ayer que «la única esperanza que tengo es que los jueces las desestimen».

Coté ya estuvo por dos períodos de seis meses en prisión. La primera vez fue cuando salió a la luz su presunta estafa en 2008 y después, en el verano de 2009, cuando se descubrió que había abierto otra clínica en Vinaroz, donde retomó su actividad. En el primer caso salió con una fianza de 30.00 euros y en el segundo tras abonar 7.500. Tras salir de la cárcel, «en 2010 se dedicó a buscarnos las cosquillas en mi persona».

En marzo próximo se cumplirá un año desde que presentó la primera denuncia a Fontán por supuesta intromisión en su honor y vida privada a raíz de la publicación de comentarios en el blog Radiografía de una pesadilla que administra la presidenta de la asociación de afectados. En ese juicio civil, celebrado el martes pasado en A Coruña, él solicitó 4,5 millones de indemnización, el cierre del blog y una rectificación pública. En cambio, los abogados del colectivo aseguran que deberían haber pedido medidas cautelares, como la suspensión del blog, e interponer una querella contra la responsable del blog por presuntas calumnias e injurias.

Defensa

Ella se defiende. «Contamos nuestra historia, hablamos de casos similares, de otros médicos detenidos por intrusismo, de errores sanitarios, pero no mancillamos honor ninguno y menos personal, porque solo se habla de Coté como profesional, que tampoco es, porque ya se demostró que todos los títulos que exhibía en sus clínicas eran falsos y que no es un especialista médico».

En su contra tiene ya dos sentencias firmes por intrusismo, de 1997 y 2003, razón por la que vuelve a estar imputado. Un total de 170 víctimas están personadas en la causa que se sigue contra él en los juzgados de Ferrol, además de varios colegios de especialistas sanitarios, administraciones públicas y también abogados.

Fontán acudió el miércoles a otro juicio penal por presuntas injurias, en el que la acusa de imputarle la muerte de una mujer cuando ella solo dijo que los jueces fijarían la posible relación con el tratamiento que él le administró.

Víctimas de Coté recurrirán al Defensor del Pueblo
Comentarios