sábado. 27.11.2021 |
El tiempo
sábado. 27.11.2021
El tiempo

Viaje a pie

JOSEP PLA PROPONÍA a finales de la década de los cuarenta del pasado siglo un viaje a pie por los pueblos, con dos objetivos: pasear y hablar con la gente. Él hace ese recorrido por los pequeños pueblos y masías del bajo Ampurdán, su territorio, y deja en un libro que se acaba de reeditar un retrato de la realidad sociológica, económica y humana de la vida rural de la comarca. Probablemente no sea muy lejano del que pudiera hacerse de la Galicia rural de entonces. No hay idealización de la vida rural. No hay muchas concesiones al lirismo, aunque el periodista y el escritor descanse de cuando en cuando en la belleza del paisaje o en las tonalidades cromáticas de las puestas de sol. La lectura del libro es recomendable por el placer y, si parece oportuno, aplicar una óptica gallega. La Galicia rural puede estar idealizada en su pasado y puede presentarse, desde esa visión, como tabla de esperanza para frenar la pérdida de población y como alternativa a la carencia de realidades económicas competitivas en otros sectores. Observar y hablar con la gente era el objetivo que se marcaba el periodista y escritor que se retiró tras la Guerra Civil a su masía familiar de Llofríu. Desde allí ejerció el periodismo literario, mantuvo una explotación agrícola, escribió miles de páginas y salió periódicamente a respirar al mundo exterior, como en su tiempo anterior de corresponsal. Viajar hoy a pie por la Galicia rural puede ser un ejercicio imprescindible para cuantos proponen el asentamiento de población en las aldeas y pueblos, como vía de recuperación de una realidad humana y económica. También el viaje puede servir para constatar que las políticas aplicadas en las últimas décadas no han logrado que la actividad económica haya borrado la insatisfacción y el pesimismo de quienes se han quedado a vivir y a transformar sus explotaciones. También observará que las políticas de ordenación y protección han de hacerse desde la proximidad y no desde la amenaza de los despachos. Leer a Pla es un placer y si contribuye a la reflexión, mejor.

Viaje a pie
Comentarios