lunes. 26.07.2021 |
El tiempo
lunes. 26.07.2021
El tiempo

Vencer obstáculos en el Camino de Santiago

Los peregrinos de la Once en su recorrido por el Camino de Santiago.
Los peregrinos de la Once en su recorrido por el Camino de Santiago.
Un total de 41 integrantes de la Once procedentes de Madrid y Castilla y León llegaron a Triacastela recorriendo la ruta. Lo hacen acompañados de tres voluntarios y seis perros guía

"Solidaridad, ayuda y coraje". Así definen el Camino de Santiago 41 integrantes de la Once que recorren durante estos días al Camino de Santiago desde Ponferrada y que ayer recalaron en Triacastela.

Según relata una animadora sociocultural de la entidad y responsable de la peregrinación, Blanca Hernando, la iniciativa surgió con el fin de ofrecerles una experiencia que fuera inolvidable y que supusiera un reto personal. "Las actividades de senderismo son muy importantes y funcionan muy bien, por ello propusimos hacer el Camino de Santiago. Los participantes se mostraron contentos con la idea y enseguida nos pusimos manos a la obra", explica.

Los peregrinos que participan en esta aventura proceden de Valladolid, Palencia, Segovia, Burgos, Salamanca y Madrid. Siete son ciegos totales, de los que seis van con la ayuda de sus perros guías. Otros 24 son "ciegos deficientes". Entre los participantes también se encuentran parejas de los invidentes y tres voluntarios de la organización, quienes atienden las necesidades de todos ellos en la expedición. "Algunos ya han recorrido el Camino y han querido repetir la experiencia, ya que es muy enriquecedora, no solamente para ellos, sino también para el resto", apunta Hernando durante un descanso en Triacastela.

El Camino no está exento de dificultades, ya que, según cuenta la organizadora, hay muchos viales que no son accesibles. "Las pistas son estrechas y con desnivel. Esto dificulta mucho el tránsito y más en estos casos con los perros guías. Los carteles de información también deberían de estar mejor situados", cuenta la animadora.

Una de las personas que toma parte en la aventura es Carmen Sanz, quien padece una degeneración macular desde joven. La experiencia es "muy dura", pero esta mujer considera que "merece la pena vivirla". "Mi marido se animó a hacerla con nosotros y me ayuda mucho en el trayecto, pues me va guiando el paso", dice. "Yo no la podía dejar sola en este viaje, llevamos 44 años juntos y esta es una experiencia única que debíamos vivir juntos", añade su esposo.

Pablo Sánchez es otro miembro de la expedición, quien sufre una retinosis pigmentaria desde su nacimiento. "Yo siempre he intentado llevar una vida normal. Cuando era más joven hice algunas etapas del Camino por mi cuenta. Desde hace un tiempo formo parte de la organización y en cuanto propusieron hacer la ruta no dudé en apuntarme. Pienso que de todos los que estamos recorriéndola soy uno de los más privilegiados porque veo algo. Aprendes mucho de estas vivencias porque ves a gente que está peor que tú y ellos siguen adelante. Esto te da fuerzas para continuar luchando", comenta.

VOLUNTARIOS. José Luis Martín, Pilar de la Cruz y Delfín Martínez son los tres voluntarios que participan en esta aventura y "que sin ellos no sería posible esta vivencia", explica la animadora.

A lo largo del recorrido los invidentes son repartidos en tres grupos, cada uno de ellos dirigido por un voluntario. "Los animales son de gran ayuda, es impresionante ver como esquivan los baches y hasta los excrementos de las vacas. Sin ellos no podríamos vivir esto", señala José Luis Martín, quien es voluntario de senderismo con un grupo de personas ciegas en Valladolid.

Este recorrió el Camino hace ya unos años, en 1971, y no dudó en repetir. Para él, la peregrinación está siendo muy enriquecedora. "Observo en todo momento la capacidad de superación que tienen, su alegría y como se defienden ante las dificultades de los terrenos, por lo que está siendo muy gratificante", manifiesta.

Pilar de la Cruz también completó el Camino en el año 2012, experiencia que la animó a unirse a la Once como voluntaria. "Me hacía mucha ilusión poder participar ya que te enseña muchas cosas constantemente", declara.

Los viajantes tienen previsto llegar hoy a Sarria tras cuatro días de peregrinación en los que recorrieron unos 20 kilómetros diarios y pasaron por Ponferrada, Villafranca, O Cebreiro y Triacastela. "Al principio pensamos que eran muchos kilómetros, pero una vez que te pones a andar quieres continuar caminando y disfrutando del paisaje", concluye uno de los participantes.

Vencer obstáculos en el Camino de Santiago
Comentarios