miércoles. 05.08.2020 |
El tiempo
miércoles. 05.08.2020
El tiempo

Unas 150.000 personas abarrotaron la capital lucense el Domingo das Mozas

Besteiro fue recibido ayer en el concello por Lara Méndez.
Besteiro fue recibido ayer en el concello por Lara Méndez.

Unas 150.000 personas, según las estimaciones de la Policía Local, abarrotaron ayer la ciudad para disfrutar del Domingo das Mozas, uno de los días grandes de las patronales.

A lo largo de la mañana, lucenses y visitantes se fueron acercando poco a poco al ferial, por lo que, a medida que avanzaba la jornada, se hacía cada vez más difícil caminar con normalidad. De este modo, niños y adultos atestaron el recinto y no dieron tregua a las atracciones instaladas en la zona del Parque, que tuvieron que funcionar a pleno rendimiento.

Además del poder de convocatoria de las barracas, las calles del casco histórico también soportaron el paso de la multitud, que no quiso perderse el ambiente festivo que se respiraba en la Praza Maior y en la zona de los vinos. De hecho, cuando llegó la hora de comer, encontrar una mesa vacía en el centro de la ciudad era prácticamente imposible, al igual que en las casetas del pulpo, donde muchos comensales tuvieron que hacer cola y esperar su turno pacientemente hasta bien entrada la tarde.

A pesar del abarrote, la jornada transcurrió con normalidad y no se registraron incidentes de consideración, aunque la Policía Local siguió presionando a los manteros, que levantaban sus puestos únicamente para instalarlos en otro lugar en cuanto se alejaban los agentes.

Tal y como confirmó el portavoz policial, tampoco se registraron incidencias de tráfico, aunque sí se produjeron algunas retenciones y se circuló con lentitud en las entradas de la ciudad.

Sin duda, el buen tiempo que reinó durante la jornada animó al público a recorrer el recinto y a detenerse en los numerosos puestos instalados en las calles de la ciudad, donde se podían encontrar artículos de lo más variado.

Pese a la cantidad de personas que circularon ayer por las calles del centro, muchos lucenses comentaban que este año hubo menos gente que en las mismas fechas de años anteriores. Además, en la noche del sábado al domingo se podía caminar por la Rúa Nova y acceder a los establecimientos de hostelería con cierta facilidad, algo que no ocurría en otras ediciones de las patronales. Las estimaciones oficiales -que cifraron en 170.000 los asistentes del pasado año- confirmaron esta percepción.

Unas 150.000 personas abarrotaron la capital lucense el Domingo das...
Comentarios