viernes. 03.12.2021 |
El tiempo
viernes. 03.12.2021
El tiempo

Un viaje al centro de Cova Eirós

Las excavaciones arqueológicas se concentran en la entrada a la cueva (Foto: Vila)
Las excavaciones arqueológicas se concentran en la entrada a la cueva (Foto: Vila)

A 750 metros de altura, en la zona conocida como Monte do Penedo, al sur del núcleo de Cancelo (Triacastela), se alza la Cova Eirós, que se ha convertido en todo un referente para el estudio del Paleolítico. Un viaje al centro de la gruta descubre al visitante una gran galería interior, cuya majestuosidad sufrió los efectos dañinos de la mano del hombre en forma de pintadas y excavaciones furtivas. Hoy, la cueva se encuentra cerrada y protegida de estos ataques, mimada por los arqueólogos que, desde el año 2008, estudian uno de los yacimientos gallegos más importantes.

Situada en una zona de difícil acceso, la boca de la cueva mide 3,5 metros de ancho por dos de alto. La entrada da paso a un estrecho túnel de veinte metros de longitud que obliga al visitante a desplazarse de rodillas para encontrar al final la recompensa: una amplia galería de gran altura, en la que se pueden ver diversas formaciones rocosas.

El acceso se encuentra hoy en día restringido y sólo es posible la visita con un permiso y el acompañamiento de expertos. Cumpliendo estos requisitos, un grupo de alumnos del curso de verano sobre el Camino de Santiago promovido por la USC tuvo ocasión de conocer el interior de la cueva, siguiendo las explicaciones de los arqueológos que, desde hace tres años, acometen campañas de prospecciones en el yacimiento.

Las excavaciones se limitan a la entrada de la cueva, donde se estima que se concentra la mayor cantidad de restos de ocupación humana, ya que desde este punto sus primitivos moradores dominaban visualmente todo el valle, lo que les permitía controlar el paso de manadas para salir a cazar.

La cueva se dio a conocer a nivel científico hace más de dos décadas a raíz de unos estudios sobre el oso carvenario. En el año 1993 se realizó un sondeo arqueológico en una superficie de un metro cuadrado, donde se descubrieron alrededor de 550 objetos pertenecientes al Paleolítico Medio y Superior.

Tomando como referencia estas prospecciones, en 2008 se puso en marcha un nuevo proyecto dirigido por el profesor Ramón Fábregas y con la participación de expertos de la Universidade de Santiago de Compostela, entre otros.

Durante ese año se localizaron unos 950 artefactos, una gran cantidad que mostró de nuevo el potencial de Cova Eirós y animó a continuar con estas investigaciones. Así, en 2009 se amplió la zona excavada y se encontraron otras 1.570 piezas, entre las que destaca un colgante de diente de zorro perforado de 26.000 años de antigüedad, que es hoy por hoy el adorno más antiguo de Galicia. Además, el colgante constata la presencia humana en Cova Eirós durante la última glaciación, cuando en este entorno había nieves perpetuas.

La campaña de 2010 se saldó con el descubrimiento de otras 1.500 piezas, con lo que se superan ya los 4.000 materiales, algunos de ellos de 118.000 años de antigüedad. La próxima semana comenzarán nuevas excavaciones con la expectativa de hallar más indicios del Paleolítico Inferior.

ESTUDIOS
Restos de un posible hogar prehistórico

Los expertos estudian en la actualidad restos de carbón y huesos quemados localizados durante las últimas excavaciones, dado que podrían corresponderse con un hogar prehistórico, explicaron.

Diente de caballo

Entre las piezas encontradas se cuentan también un gran número de herramientas y restos de animales, tales como un diente de caballo, una mandíbula perteneciente a un cérvido de pequeño tamaño y una garra de animal, que podría ser de oso cavernario.

Ocupaciones

La Cova Eirós es especialmente interesante para los investigadores en la medida en que permite estudiar cómo vivían dos especies de homínidos en un mismo entorno. De hecho, no sólo es el primer yacimiento en cueva en que se documentó la presencia de neandertales en Galicia, sino que además alberga industrias del Homo Sapiens moderno.

Por todo ello, este año se aumentará la superficie excavada, la duración de la campaña y el número de participantes.

Excavación / A por la cuarta campaña

La próxima semana comenzará la cuarta campaña de excavaciones, en la que participa la USC. En 1993 ya hubo un sondeo arqueológico y anteriormente estudios sobre el oso cavernario.

Hallazgos / Miles de artefactos

Hasta la fecha, los arqueólogos descubrieron más de 4.000 piezas de interés, entre las que figura un colgante perforado de diente de zorro y restos óseos de varios animales.

 

Interior / Una galería de gran altura

La galería principal de la cueva, a la que se accede tras recorrer un estrecho pasadizo, destaca por su gran altura, que permite al visitante desplazarse con facilidad de pie.

Un viaje al centro de Cova Eirós
Comentarios