Miércoles. 14.11.2018 |
El tiempo
Miércoles. 14.11.2018
El tiempo

Un legado inesperado

Un sexagenario begontino deja en herencia su patrimonio inmobiliario a la Sociedad Deportiva Saavedra, un modesto equipo de fútbol que milita en la competición de veteranos y cuya directiva ha iniciado ya los trámites para dilucidar el gasto y la conveniencia de aceptar o no el legado donado por su convecino Luis Veiga.

La notificación de la existencia de esta herencia a favor de la SD Saavedra supuso una controvertida sorpresa para los directivos de un equipo de fútbol que subsiste gracias a las aportaciones económicas de sus cinco responsables: Basilio Casanova, Luis Fernández, Luis Iglesias, José Ramón Iglesias y Manuel Roca, un quinteto que, tras la sorpresa inicial que supuso el conocimiento de la existencia de una herencia inesperada, ya se ha puesto en manos de asesores legales para conocer el coste y las prestaciones que supondrá para la entidad deportiva la aceptación de este donativo, tal y como explicó el presidente de la SD Saavedra.

Basilio Casanova reconoció este miércoles que la comunicación de esta noticia causó gran estupor en un club "alimentado por la voluntad de cinco vecinos de Saavedra" y que ni siquiera cuenta con masa social alguna. Tanto es así, que el citado equipo de fútbol subsiste temporada tras temporada gracias a las aportaciones desinteresadas que hacen estas cinco personas, que entienden el equipo de fútbol como un hobby particular que les permite disfrutar de su tiempo libre de una forma saludable.

La inicial sorpresa que supuso la notificación notarial de la existencia de un testamento a favor de la SD Saavedra se tornó en apenas días en escepticismo sin límites.

Dudas
Las dudas generadas al respecto obedecen tanto a la cuantía económica que deben sufragar los directivos de esta sociedad para acceder a las propiedades incluidas en el testamento de Luis Veiga como a las particularidades que supone la asunción de las últimas voluntades de un vecino que hace años abandonó su hábitat natal para emprender su aventura profesional como taxista en Lugo.

"No sabemos qué va a pasar con esto", afirmó este miércoles Casanova, quien precisó que la herencia en cuestión está compuesta por un piso, un garaje, un trastero, un coche y una parcela de terreno en la localidad begontina de Saavedra, de donde era oriundo Luis Veiga.

Inciertos y condicionados por las posibles repercusiones de la decisión adoptada por la directiva de la SD Saavedra, Basilio Casanova esquivó pronunciarse sobre la decisión de esta entidad al afirmar que "soy de los más nuevos de la directiva y aunque sí es cierto que conocía a Luis Veiga, aquí hay otras personas de su edad que tienen más argumentos para tomar decisiones en este sentido", comentó este begontino, al tiempo que afirmó que el finado tiene vivos un hermano y una cuñada.

Un legado inesperado
Comentarios