jueves. 28.05.2020 |
El tiempo
jueves. 28.05.2020
El tiempo

Un hongo amenaza a los castaños y ya han sido vacunados 60.000 árboles

Castaños sanos en plena producción
Castaños sanos en plena producción
La Xunta ofrece medicación gratuita contra la enfermedad, que está matando ejemplares

Los castaños de Galicia y, por lo tanto, también los de la provincia de Lugo, se están viendo amenazados por una enfermedad denominada chancro o cáncer del castaño. Esta infección está provocada por un hongo, es especialmente agresiva y puede matar los ejemplares si no se trata. Para combatirla, la Xunta desarrolla desde 2011 campañas de vacunación, con las que ya se han tratado más de 60.000 árboles.

El hongo que provoca la muerte de los castaños se llama ‘Cryphonectria pasasitica’ y se desarrolla bien en ambientes húmedos y temperaturas suaves, como los que se dan en los sotos lucenses. La enfermedad fue detectada por primera vez en Europa en 1938 y en los últimos años se extendió con rapidez por los bosques autóctonos gallegos. En 2003, los investigadores de la Estación Fitopatolóxica do Areeiro, dependiente de la Consellería do Medio Rural, empezaron a investigar los tipos de cáncer que afectan a los castaños gallegos y en 2007 lograron identificar cuatro cepas para combatir los tres tipos de enfermedad mayoritarios. Idearon también el modo de inocular las vacunas en los árboles enfermos, a través de un gel que se inyecta bajo la corteza.

En 2011 comenzó la batalla contra el chancro y en ese año se vacunaron 1.476 árboles. La cifra fue creciendo en cada ejercicio y en el año 2016 superó los 16.000 ejemplares.

Esta vacunación la dispensa la Xunta de Galicia a través de Seaga, es gratuita y los propietarios de árboles afectados deben solicitarla. Hasta el momento, han recibido tratamiento más de 60.000 castaños. La vacunación no garantiza la supervivencia, pero es la única esperanza para los ejemplares afectados por el hongo cancerígeno.


La vacuna no garantiza la supervivencia de los ejemplares dañados por el hongo, pero es efectiva en gran parte de los casos


Los efectos del hongo son visibles en la corteza de los árboles. Provoca brechas y anillamientos que impiden la circulación de la savia, por lo que es habitual que sequen las ramas y brotes que crezcan por encima de la zona infectada.

El tratamiento consiste en inyectar la vacuna alrededor de la zona dañada, en la madera sana, bajo la corteza, y esperar a que el hongo bueno combata al malo y logre vencerlo. El otoño y la primavera son las estaciones más propicias para realizar el tratamiento.

La Xunta de Galicia dispone las dosis y los medios para la vacunación de forma gratuita, pero algunos propietarios de sotos están demandado la comercialización de la vacuna para que los propietarios de árboles que lo deseen puedan adquirirla y agilizar el tratanimento.

Hasta el momento, el cauce habitual para acceder al antídoto es a través de las oficinas agrarias comarcales, los distritos forestales o el teléfono de Seaga (881.99.70.45). Algunos concellos también han habilitado servicios para tramitar las solicitudes, pero en último caso es la Xunta quien las gestiona y quien dispone el personal para vacunar.

Una vez realizada la petición, un técnico se pone en contacto con el propietario de los castaños para concertar día para la vacunación. La enfermadad avanza y la lista de espera aumenta.

El plazo para solicitar vacunaciones en la campaña de 2016 se cerró en diciembre, pero Medio Rural asegura que este año habrá una nueva edición y garantiza que si alguna solicitud quedó pendiente se atenderá de forma preferente en las primeras semanas de este año.

Un hongo amenaza a los castaños y ya han sido vacunados 60.000 árboles
Comentarios