martes. 13.04.2021 |
El tiempo
martes. 13.04.2021
El tiempo

Un descuido que pudo acabar en tragedia

Primitivo Marrube, en la planta baja de su casa junto a los restos del incendio (Foto: José Mª Álvez)
Primitivo Marrube, en la planta baja de su casa junto a los restos del incendio (Foto: José Mª Álvez)

Una bombona de butano es la causa más probable del origen del incendio en la casa ubicada en el número 2 de la calle Puentes en el barrio de Porto do Río, dentro de la parroquia alfocense de Carballido. Todas las hipótesis apuntan que al ser empleada la bombona para cocinar, esta debió entrar en contacto con algún material que permitió que se propagase el fuego.

La rápida intervención de los bomberos de Barreiros evitó una tragedia, ya que el fuego estuvo a punto de extenderse a una vivienda colindante. En el momento en que se originaron las llamas, sobre las 19.30 horas del miércoles, en la casa afectada tan solo se encontraba una de las ocupantes, quien pudo avisar a los servicios de emergencia. Durante cerca de dos horas los agentes estuvieron apagando las llamas, que se extendieron con rapidez por la vivienda debido a la gran cantidad de ropa y madera que se encontraba acumulada en dos habitaciones.

Las consecuencias del fuego fueron muy visibles en el día de ayer, tal como pudo comprobar Primitivo Marrube, propietario de la casa. El inmueble estaba alquilado a una familia de origen rumano desde hacía dos años, a la que ya en anteriores ocasiones se le había advertido sobre el peligro que suponía el empleo de una bombona de gas. «Pasou o que pasou e xa non se pode facer nada. Agora só nos queda arranxar a casa, que xa non a imos volver a alugar», señaló el propio Marrube.

La Guardia Civil se encuentra investigando el origen del incendio, aunque ayer era bastante palpable que la bombona había sido la causa principal, ya que fue la que más sufrió el fuego, que se inició además en la misma habitación donde estaba siendo usada.

Daños

La familia que habitaba la casa ya recogió las pertenencias que no fueron consumidas por las llamas. El suelo del primer piso, que era de madera, cedió completamente, mientras que el fuego tiñió de negro las paredes y dejó inservibles todos los muebles de la vivienda. Prácticamente lo único que se salvó de la quema fueron los cimientos y la escalera de piedra. Su propietario, además, tiene la urgencia de arreglar el tejado. La presión del calor y el humo hizo que se formasen varios agujeros en la parte superior de la casa que deben ser arreglados lo antes posible para evitar males mayores, sobre todo si se producen lluvias.

Primitivo Marrube carecía, además de un seguro de hogar, por lo que la reparación de la vivienda se presume muy costosa. A sus 77 años el propietario lo único que quiere es olvidarse cuando antes de lo sucedido. «Eu estaba en Burela cando empezou a arder e menos mal que os bombeiros actuaron rápido porque doutro xeito o incendio houbese sido moito peor», indicó Marrube, agradecido a los servicios de emergencia por su decidida y rápida actuación.

Contrato

Los inquilinos tenían contrato de alquiler en vigor, por lo que ahora será la Guardia Civil la que determine la responsabilidad de lo sucedido.

Un descuido que pudo acabar en tragedia
Comentarios