jueves. 28.10.2021 |
El tiempo
jueves. 28.10.2021
El tiempo

Un chaval con mucho truco

Daniel Polo hace un juego de magia a su profesor, el mago Rafa, ayer en Lugo (Foto: Pepe Alvéz)
Daniel Polo hace un juego de magia a su profesor, el mago Rafa, ayer en Lugo (Foto: Pepe Alvéz)

Daniel Polo Abad, natural de Melide, es uno de los magos profesionales más jóvenes del momento. Con tan sólo trece años, es capaz de realizar complicados trucos de manipulación que dejan sin aliento hasta los más experimentados ilusionistas.

«Todo empezó cuando los reyes me regalaron un juego de magia», comenta, y añade que «me gustó tanto que mis padres buscaron un sitio donde me pudieran enseñar».

Daniel lleva cinco años asistiendo en Lugo a la escuela de magia del Mago Rafa, donde aprendió sus primeros trucos y se convirtió en profesional. « A mi nunca se me hubiera pasado por la cabeza que un niño de mi escuela actuara a nivel profesional. Con él es diferente, es muy especial», dice Rafa.

Daniel admite que no le costó aprender sus primeros trucos, ni todo lo que conllevan: la preparación, la música, la iluminación... «Para mi tiene una cabeza privilegiada», admite el Mago Rafa. Ahora mismo Daniel se encuentra en un proceso de formación, «tiene que aprender poco a poco, sin dejar de ser un niño», dice el profesor.

Una de sus especialidades es la manipulación, uno de los trucos más reconocidos entre los magos por su gran dificultad. «Consiste en hacer aparecer y desaparecer unas bolas con las manos», comenta Daniel.

Para Daniel Polo hay magia hasta en las cosas más cotidianas. «Cada vez que entro en una tienda, o veo cosas en casa pienso que me podrían servir para el espectáculo, o para un momento gracioso en la actuación», comenta. Además de ensayar dos o tres horas todos los días, está todo el día pensando en cosas que podría introducir en sus números. «A los magos es lo que nos pasa, no podemos desconecta nunca», añade el Mago Rafa.

La carrera profesional de este joven empezó en el 2010, cuando actuó en Compostela Máxica. Allí compartió cartel con grandes magos del momento, como Juan Tamariz o Juan Mayoral. Y a partir de ese momento su carrera está siendo imparable. Este joven ilusionista ha actuado ya para varios concellos gallegos. Actualmente trabaja en un espectáculo llamado Fusión en el que comparte cartel con su maestro el Mago Rafa.

A pesar de ser mago profesional con tan sólo trece años, Daniel se muestra calmado ante sus actuaciones. «He llegado a actuar delante de mil personas en Melide». Su maestro, que siempre lo acompaña en sus actuaciones, admite que cuando Daniel sube al escenario se convierte en otra persona. Encima del escenario este pequeño ilusionista se mueve con gran soltura, y es capaz de entusiasmar a grandes y pequeños con sus trucos de manipulación, escapismo o mentalismo.

Una vez acabe sus estudios en la Escuela del Mago Rafa, Daniel piensa seguir formándose asistiendo a congresos de magos. Le gustaría mucho en un futuro poder vivir de la magia. « Quiero ser mago de mayor, pero aún así haré una carrera».

El otro lado de la magia

Los entendidos en magia como Daniel o Rafa, pierden ante los trucos la ilusión que los hacen tan impresionantes a los ojos de los profanos en la materia. «Nosotros si vemos un truco, podemos intuir en que momento está la trampa», comenta Rafa.

Ambos admiten que ven los espectáculos de magia con otros ojos. «Nos fijamos en las luces, en la historia, y en cómo hace el truco», admite Daniel.

Este joven ilusionista actuará en Lugo el próximo sábado, en las fiestas de la Milagrosa. Allí espera encandilar al público con sus trucos de magia.

Un chaval con mucho truco
Comentarios