viernes. 04.12.2020 |
El tiempo
viernes. 04.12.2020
El tiempo

Un año nuevo... y precios nuevos

Aunque el Gobierno ha anunciado que el 2014 va a ser el año del comienzo de la recuperación económica, de momento empieza con las tradicionales subidas de precios, que en los últimos ejercicios han castigado con más fuerza que nunca el bolsillo de los españoles. Ante este panorama no parece que las pautas de comportamiento y consumo del ciudadano de a pie vayan a cambiar, ya que ni siquiera la fórmula del crédito se presenta como una alternativa, con precios de los préstamos al consumo desproporcionados en relación a la rentabilidad que se puede obtener por los ahorros, según apuntan desde la Unión de Consumidores de Galicia.

La subida más polémica de este año ha sido la de la tarifa del último recurso (TUR) eléctrica, que repunta un 2,35 de media para los 16 millones de consumidores acogidos a ella, fundamentalmente hogares y pymes. A este aumento se pueden sumar varios más en las revisiones que habrá durante el año y cuyo mecanismo va a cambiar el Gobierno. Esta subida ha sido calificada por la Unión de Consumidores de Galicia como «indignante e incomprensible», en un país en donde el importe final de la factura eléctrica se ha incrementado más de un 63% desde el 2002 y la de los salarios no llega ni la mitad de ese porcentaje.

Lo que no varía es el coste de la bombona de butano, que usan unos ocho millones de hogares, y que empieza 2014 en el mismo precio: 17,5 euros. De acuerdo con el nuevo mecanismo aprobado por el Gobierno para fijar el coste de este combustible, no se revisará hasta el próximo mes de marzo.

También se hace duro para los ciudadanos asistir a la pérdida de calidad de uno de los pilares del estado de bienestar: el sistema sanitario. Los datos apuntan a que ya son muchos los que no pueden permitirse el pago de los medicamentos prescritos y están abandonando o no respetando sus tratamientos. Además, las comunidades autónomas deberán empezar a aplicar a lo largo del mes de enero el copago de fármacos de dispensación hospitalaria para pacientes que no estén hospitalizados, aprobado por el Gobierno el pasado mes de septiembre. Y todo sin olvidar el aumento del coste de productos como gafas, lentillas o audífonos.

En este panorama también se anunció la subida del transporte: viajar también será más caro desde ahora. Los billetes de los trenes de Cercanías, Media Distancia convencional, Feve y Avant Renfe se encarecen una media del 1,9%, es decir, entre 5 y 10 céntimos en función del servicio. Quienes se desplacen por carretera tendrán que abonar un 1,85% más por utilizar los peajes de las autopistas de pago dependientes del Estado, mientras que las tasas aeroportuarias, que suelen repercutirse en billetes de avión, se incrementarán una media del 0,9% este año. Todo lo contrario de que lo que sucederá con los precios de la alta velocidad, donde la dirección del operador ferroviario ya ha anunciado su intención de mantener la misma política de precios y descuentos desarrollada a lo largo de 2013 para fomentar el AVE.

Para la Unión de Consumidores de Galicia, lo peor de toda esta partida es el aumento del llamado céntimo sanitario, al añadir casi cuatro céntimos más al precio de cada litro de gasóleo.

PRECIOS CONGELADOS

Una de las buenas noticias viene de la mano de Telefónica, que mantendrá congelada la cuota de abono en 14,38 euros mensuales. Esto no quiere decir que el precio del alquiler de línea vaya a permanecer inalterable durante todo 2014, ya que la multinacional podría aplicar una subida a lo largo del año, como hizo en 2013. También el servicio de Correos congela sus tarifas y mandar una carta seguirá saliendo por 37 céntimos.

Mientras, el euríbor, el índice al que están referenciadas la mayoría de las hipotecas españolas, cerraba el año en el 0,543%, un nivel muy similar al que finalizó 2012, con lo que su efecto en los bolsillos de los hipotecados apenas se notará.

En el flanco impositivo entra en vigor alguna nueva figura, como el impuesto a los gases de los aires acondicionados de industria y hostelería, que puede forzar al alza los precios de los servicios que prestan estos sectores.

Es una historia que se repite cada año nuevo pero que ahora, unida a la crisis que no acaba de remontar, cerca aún más el poder adquisitivo de los ciudadanos.

Las previsiones indican una bajada generalizada de los salarios

Al tiempo que hay que enfrentarse a las subidas de la luz, del gas o del transporte, los sueldos no parecen tener un destino mejor. Las previsiones apuntan a que ningún grupo de trabajadores -para los que tengan la suerte de tener un empleo- se librará de la erosión salarial. Se estima que la caída salarial será de en torno a un punto.

Funcionarios. En la función pública, los tres millones de funcionarios verán congelado su sueldo por cuarto año consecutivo.

Jubilados. Por su parte, los diez millones de jubilados lo tendrán solo un poco mejor: la subida general de las pensiones será del 0,25%, la cuarta parte de lo que lo hicieron en 2013.

Parados. La peor parte se la van a llevar los parados. Actualmente, hay 2,2 millones de desempleados de larga duración que han agotado su prestación y, en el mejor de los casos, cobrarán el subsidio aistencial de 426 euros. 

TESTIMONIOS

MARÍA TERESA FLÓREZ, presidenta de la asociación pontevedresa Amas de Casa Rías Baixas:

«El truco para ahorrar en la compra es patear»

María Teresa FlórezEs consciente de que el truco para sobrellevar la cuesta de enero está en ahorrar en todos los ámbitos, pero también tiene claro que en algunos servicios es un imposible. La presidenta de la Asociación de Amas de Casa Consumidores y Usuarios Rías Baixas, María Teresa Flórez, explica que con la llegada de la cuesta de enero y, sobre todo, ante la reciente subida del impuesto de la luz, las familias se verán obligadas a apretarse aun más el cinturón: «Es recomendable que no se dejen las luces encendidas, emplear electrodomésticos de bajo consumo también es una buena manera de ahorrar, pero lo cierto es que en estos tiempos es muy difícil reducir el gasto en algunos servicios».

Por supuesto, Flórez recomienda «no dejar encendidas las cosas. El teléfono móvil hay que desconectarlo en cuanto termine de cargarse, al igual que los ordenadores, que si no se utilizan deberían apagarse».

La compra de alimentos y productos es otro de los frentes en el que las familias deben controlar el gasto. Así, la presidenta del colectivo recomienda elaborar una lista de alimentos y ceñirse a ella, «no comprar aquellos productos que no sean necesarios, aunque el truco para ahorrar en la compra es patear, ir de un establecimiento a otro y comparar precios», indica Flórez.

En su opinión, otra de las costumbres que no solo se deberían llevar a cabo durante el mes de enero es aprovechar la comida. «Es muy importante preparar lo justo y en caso de que sobre la comida, congelarla para que no se pierda», concluye Flórez.

LUCÍA DÍAZ, emprendedora:

«Sabemos que tenemos que hacer un esfuerzo»

Lucía DíazHace menos de un mes que Lucía Díaz y Juan López se embarcaban en un proyecto empresarial: la ludoteca La Poción Mágica. Siempre habían querido tener su propio negocio y el momento de crisis que se está viviendo no les echó atrás, aunque ambos reconocen que las cosas no son fáciles y que les espera un gran esfuerzo. Ahora afrontan esta cuesta de enero resignados y a la espera de que el negocio continúe tan bien como ha empezado. En su caso, no han recibido ayuda de las administraciones, pero ilusión no les falta. «Nos dirigimos a un público infantil y parece que este sector está en auge», explican. Ambos reconocen que este proyecto está en marcha gracias al esfuerzo de la familia, amigos y socios, que desde un principio creyeron en el mismo y los apoyaron.

ERNESTO FILGUEIRA, empresario:

«Ofrecemos descuentos para suavizar la cuesta»

Ernesto FilgueiraCon el objetivo de suavizar la cuesta de enero, los empresarios suelen poner en marcha algunas medidas especiales durante el mes para facilitar la recuperación económica a los consumidores.

Ernesto Filgueira es uno de los empresarios del Centro Comercial Aberto Zona Monumental de Pontevedra y comenta que «las medidas que empresarios y comerciantes llevan a cabo durante este mes son notorias. Sobre todo, ofrecemos importantes descuentos para suavizar la cuesta de enero y, en nuestro caso, admitimos unas tarjetas que permiten los pagos aplazados. Ahora se comienza a cobrar comisión por ellas y somos nosotros quienes soportamos la comisión», indica.

Filgueira explica que, además de ser empresario, «también soy consumidor y todos sabemos que durante estos meses nos tenemos que esforzar más debido a los grandes gastos en comida, en regalos o actividades. Aunque por esta época se suele ingresar una paga extra, la situación es complicada, por lo que los empresarios debemos facilitar los pagos».

Desde hace unos años, son numerosos los establecimientos que amplían el margen de devolución de los productos, un aspecto en el que los comerciantes de la zona monumental pontevedresa «no tenemos problema. Sabemos que los días posteriores son días de cambios y que no todo el mundo tiene tiempo para acudir las primeras semanas a hacer los cambios», señala Filgueira.

Este empresario apunta que es muy importante cuidar las economías familiares, «ya que de alguna manera contribuyen a generar puestos de trabajo, a que se incremente la actividad comercial, algo que en esta ciudad se nota mucho».

BERNARDINO BARREIRO, presidente de la UDP:

Bernardino Barreiro«Muchos pensionistas han vuelto al campo»

«Nos parece una broma», reacciona Bernardino Barreiro, presidente de la Unión Democrática de Pensionistas (UDP) de la provincia de Lugo, al hablar de las subidas de precios anunciadas para este comienzo de año. «Hay muchos pensionistas en apuros. Lo veo muy crudo y me duele porque hay gente que no sabe como va a poder llegar a fin de mes», se lamenta.

Bernardino reconoce que han sido muchos los pensionistas que se han visto obligados a cultivar de nuevo sus huertas y a tener animales en casa para alimentarse. «En muchos casos han visto como hijos y nietos regresaban a sus casas porque se encuentran en paro. Necesitan sus pensiones para sobrevivir y estas tampoco son muy grandes», apunta.

El presidente de la UDP de Lugo asegura que muchos jubilados ya han hecho un esfuerzo reduciendo los gastos más superfluos, como pueden ser los viajes. «Ya no hay más de donde quitar», aclara. Subidas de precios como los de la luz, el gasóleo o el butano está obligando a que en estos meses fríos, en los que la calefacción es tan necesaria, muchos la tengan que restringir al máximo. «No sé a dónde va a ir a parar esto», critica.

Bernardino asegura que hoy en día los pensionistas que viven en la capital pasan más apuros que los que tienen su casa en el campo, porque a todos los gastos diarios hay que sumarles el alquiler de un piso. «También son muchos los que han abandonado las residencias en las que estaban viviendo para ayudar económicamente a sus familiares. Es todo muy lamentable y el pensionista no lo tiene nada fácil en este escenario», acaba.

Un año nuevo... y precios nuevos
Comentarios