Un acusado de matar a su madre es condenado por amenazar a su padre

Un joven monfortino de 28 años, Juan Diego García Pérez, aceptó este 13 de abril una pena de cinco años de tratamiento médico por amenazar a su padre con una navaja y atacar a los agentes de Policía que trataron de reducirlo. El acusado —que padece un trastorno psiquiátrico— se encuentra actualmente en prisión tras ser detenido en diciembre del pasado año por matar presuntamente a su madre con el mango de una escobilla del váter.

El joven —que se encuentra todavía a la espera de juicio por la muerte de su progenitora— fue trasladado a los juzgados lucenses para responder como autor de otro delito de amenazas en el ámbito familiar y resistencia.

Según se recoge en el escrito de acusación del ministerio fiscal, sobre las seis y media de la madrugada del 16 de julio de 2005, el joven inició una discusión con su padre en el domicilio familiar de O Casar. En un momento de la trifulca, el chico lo amenazó con una navaja y, acto seguido, abandonó el domicilio.

Una vez que fue localizado por las fuerzas del orden, el joven se resistió a su detención y fue necesaria la presencia de cuatro agentes para reducirlo, «debido al estado de excitación en el que se encontraba». Además, profirió numerosos insultos y amenazas contra los policías.

El ministerio público señaló que, en el momento de los hechos, el joven padecía un trastorno mental del comportamiento derivado del consumo de cannabis, alcohol y estimulantes, así como un transtorno psicótico que le impedía ser consciente de sus actos.

Durante al vista oral por estos hechos, el joven aceptó someterse a tratamiento médico durante un periodo máximo de cinco años, así como la prohibición de aproximarse o comunicarse con su padre durante un periodo de tres años.

Parricidio
La detención de Juan Diego García por el presunto homicidio de su madre, en diciembre de
2008, conmocionó a todos los vecinos del barrio monfortino de O Casar.

Según trascendió entonces, los hechos sucedieron de madrugada, cuando madre e hijo se encontraban solos en la casa familiar. La mujer recibió gran cantidad de golpes con la varilla de la escobilla del baño, a la que el joven, presuntamente, le había quitado con anterioridad la parte del cepillo. Como resultado de la agresión, el rostro de la víctima quedó totalmente desfigurado.

Tras ser arrestado, el joven fue atendido en el hospital de Monforte, debido a la crisis de ansiedad que presentaba, y posteriormente se ordenó su traslado al módulo de psiquiatría del Xeral, en Lugo.

Un joven conflictivo y con antecedentes
Juan Diego García Pérez ya había protagonizado diversos altercados en la vivienda familiar
antes del trágico desenlace que se cobró la vida de su madre, de 51 años de edad. El joven— que pasara con anterioridad varias temporadas en centros de desintoxicación y llevaba tiempo a tratamiento por su desequilibrio psicológico— había agredido además a los agentes de Policía en otras ocasiones.

Más en Noticias
Comentarios