domingo. 13.06.2021 |
El tiempo
domingo. 13.06.2021
El tiempo

Tres familias tuvieron que ser atendidas por intoxicación de humo

Tres familias fueron desalojadas por la Policía Local y los bomberos de Lugo en los inmuebles número 41 y 43 de la Rúa Nova, a causa del "humo tóxico" que salía de los dos pubs que quedaron reducidos a cenizas la pasada madrugada como consecuencia de dos incendios contiguos, aunque no hubo que lamentar daños personales.

Uno de los vecinos afectados, Juan Longarela, que vive en un dúplex del número 41, explicó que fue la familia que reside en el tercer piso del edificio número 43, en cuya planta baja se originó el incendio, la que escuchó "como una especie de explosiones" y comprobó que "salía humo por la parte de atrás" del pub La Noche, ubicado en el bajo.

Longarela explicó que la familia del tercero era la única que vivía en el edificio número 43, pero "por las rejillas de la parte de atrás" del local de hostelería salía un "humo tóxico" que afectó también a los inquilinos del número 41, por lo que todos salieron del inmueble.

Este vecino reconoció que todavía tienen "el miedo en el cuerpo", porque entró en sus viviendas "un humo tóxico" que no les dejaba respirar y parecía que "te quedabas pajarito", porque el fuego quemó todo el aislante acústico del local de hostelería.

Con respecto a las pérdidas, uno de los copropietarios del inmueble número 43, explicó que el edificio -de tres plantas- ha quedado totalmente destrozado, mientras que en el número 41, Longarela aclaró que les entró "hollín" a través de los "conductos de la electricidad" y se produjo "una pequeña fuga de gas", a causa "de las explosiones que hubo".

De hecho, confirmó que "entre los dos edificios apareció una pequeña grieta hoy por la mañana, en la parte de atrás, que antes no había".

En cuanto al inmueble número 45, una vivienda tradicional de piedra, de dos pisos, en cuya planta baja estaba situado el pub El Gandul, el fuego dejó totalmente destrozado el inmueble, pero no fue preciso desalojar a nadie, porque el propietario utilizaba la segunda altura como despacho y como almacén.

El incendio, que obligó a los bomberos a cortar la Rúa Nova, se produjo en pleno corazón de la ciudad de Lugo, a pocos metros del Museo Provincial y de la Plaza de la Soledad, donde estos días se ha instalado una carpa para acoger la tradicional feria de artesanía 'Artenadal'.

En cuanto a las causas del incendio, de momento no se han facilitado explicaciones por parte de fuentes oficiales, aunque a primera hora de la mañana dos agentes de la Policía Científica buscaban ya indicios del origen del fuego.

Por otra parte, el propietario de El Gandul, uno de los dos locales de copas que la pasada madrugada quedaron reducidos a cenizas en pleno centro del casco histórico de Lugo, sostiene que el incendio en su establecimiento, que comenzó después de que las llamas arrasasen el pub de al lado, se inició en una de las vigas de madera del techo, conectada con el inmueble colindante.

En declaraciones a EFE, el dueño del local, Juan Rogero, confirmó que recibió aviso de que estaba ardiendo el local contiguo al suyo, La Noche, ubicado en el número 43 de la Rúa Nova, cuando faltaban cinco minutos para las cinco de la madrugada, según el registro de llamadas de su teléfono móvil.

Inmediatamente, se desplazó al lugar del incendio, en el que ya estaban trabajando los bomberos de Lugo, y permaneció allí hasta que los servicios de emergencias dieron el fuego por extinguido.

Aunque había bastante humo en el inmueble, una antigua vivienda unifamiliar de dos pisos, construida en piedra, después de inspeccionar minuciosamente la planta baja, donde estaba el pub, y el segundo piso, en el que estaba el almacén y el despacho del gerente, llegaron a la conclusión de que se había filtrado a través de los conductos del aire, porque no encontraron indicios de fuego en la edificación.

Rogero explicó que los servicios de emergencias dieron por finalizada la intervención y él mismo se fue a su casa, convencido de que "los bomberos sabían lo que hacían", pero a las seis y veinte de la madrugada recibió otra llamada en la que lo informaban de que había comenzado a arder su local.

Según Rogero, el fuego comenzó en una de las vigas de madera del segundo piso del inmueble, conectada por la medianera con el edificio número 43, en el que se había producido el primer incendio.

Rogero se quejaba de que, precisamente, con motivo de las fiestas de Navidad y de la previsible subida del IVA para el alcohol con la llegada del nuevo año, había hecho acopio de bebidas en el almacén por importe de varias decenas de miles de euros.

El Gandul, un local de copas muy conocido en la capital lucense, iba a celebrar el próximo 12 enero sus primeros quince años de vida y su propietario estaba preparando una fiesta para conmemorar la mencionada efeméride.

Por su parte, Juan José Fernández, el propietario del local en el presumiblemente comenzó el incendio, La Noche, confirmó que el establecimiento estuvo cerrado ayer y sólo se pasaron por el local, para limpiar y recoger, los organizadores de la fiesta de fin de año.

Según Juan José Fernández, se fueron del local sobre la una de la madrugada y a él lo avisaron del incendio pasadas las cinco y media, cuando se encontraba en A Coruña, en compañía de unos amigos.

Explicó que el incendio dejó totalmente destruido el local y el almacén, por lo que las pérdidas serán millonarias.

Afirmó que en el año 2007, cuando abrió el local, hizo una inversión para acondicionarlo próxima a los 120.000 euros.

Tres familias tuvieron que ser atendidas por intoxicación de humo
Comentarios