sábado. 23.10.2021 |
El tiempo
sábado. 23.10.2021
El tiempo

''Tú estarás en este y yo, en aquel''

A MULLER DE Rebellón mandara facer ás caladas, na capela dun casal que tiñan, dous espléndidos sartegos de mármore, un á beira doutro, e para darlle unha leda sorpresa, levou un día ao seu marido a que os vise, dicíndolle: «Ti estarás neste e eu, naquel. Mira que ben estaremos». Xa se pode imaxinar o xesto que el puxera.

Luis Tobío / Viveiro

El paso de Chouzán, una cornisa natural de la roca, tenía un largo de cinco metros por un ancho de 0,36 m. El pie del párroco alcanzaba casi a cubrir su ancho. Por este paso tenían que llevar los ataúdes cuando ocurría un fallecimiento en el anejo de la parroquia para llegar a la iglesia. Se hacía cogiendo una sola persona por los pies del ataúd, y otra por la cabecera, cruzando con tan peligrosa dificultad que en una ocasión se les fue de las manos el ataúd con el muerto, yendo a parar al río Miño. Los portadores ordenaron: «Seguide adiante coa cruz e os farois, pois o morto xa vai no río».

Manuel Chamoso Lamas / Chouzán / Carballedo

Foi na Franxoeira dos Olmos, parroquia de Vilaquinte, Cervantes (Lugo) onde un morto matou catro vivos. Asegura a xente que isto foi certo. Nunha ocasión levaban enterrar un defunto entre catro por un sendeiro estreito que atravesa a Franxoeira; un deles tropezou e caeron os catro co cadaleito polo monte abaixo; e matáronse.

Antonio Reigosa / Vilaquinte / Cervantes

Diante da tumba (Ilustración: VINICIUS)

Diante da tumba (Ilustración: VINICIUS)

Esta espléndida imaxe que nos ofrenda Otero Pedrayo, sobre os nosos cemiterios, lévame a pensar naquela aprendizaxe que eu tiven de neno, e que aínda practico, cando paseo e lembro aos mortos no cemiterio de Merlán, onde meu pai lembrábame os defuntos de cada casa, naquel espazo de nichos, no frontal e no sur da igrexa. Mentres na parte de atrás e na do norte, estaban reservadas para campas e humildes sepulturas, onde non daba o sol e, nos invernos, a xeada acumulábase sen diluírse.

Xosé Lois García / Merlán / Chantada

O deterioro físico era evidente pero recibiume coa alegría de sempre, e, como era habitual, falamos de mil cousas entre risos. En ningún momento fixo a máis mínima alusión á proximidade da súa fin, a non ser cando me comentou que Casares e Torres Queiruga gravaran nos últimos meses tantas horas de conversa con el, que todo canto tiña que dicir quedaba dito. Ante a inminencia da morte Ramón Piñeiro seguía a ser o filósofo estoico que fora na plenitude da vida; ante a proba derradeira impúñase, unha vez máis, a ecuanimidade, a verticalidade do intelectual. Despedímonos sabendo que non nos veriamos máis. A daquela tarde foi para min a súa última lección; a derradeira lección do mestre.

Siro / Láncara

Durante o ano e, senlleiramente no mes de Santos ou Novembro, oferéndanse misas e novenas polas Ánimas. Págase-lle ao párroco para que diga responsos por elas e o día de Difuntos vaise ao Cemiterio para enfeitar con flores e coroas as sepulturas dos familiares mortos, por-lle velas acesas -que se chama ‘alumar os mortos’- e cantarlle responsos ao crego, laboura pola que empeta unha cativa cantidade de diñeiro.

Xosé Estévez / Quiroga

En el cementerio de Trobo aparece escrita esta leyenda: Aquí están os nosos osos - agardando pol-os vosos.

Ánxel Fole / Trobo / Begonte

El banquete fúnebre también era una forma de ayuda a la familia del muerto a superar esos momentos de pérdida del ser querido, pues permanecían acompañados y entretenidos durante horas, desde luego no penséis que para nada era una fiesta y el cortejo funerario era variable, en función del poder económico del difunto.

Carmen Marcos Núñez / San Andrés de Gundriz / Samos

O que máis me impresionou da vida de meu pai foi a serenidade coa que fixo o plantexamento cara á morte. El sabía que ía morrer e non falaba diso. Simplemente dicía: ‘Isto remata’.

César Cunqueiro / Mondoñedo

El banquete fúnebre también era una forma de ayuda a la familia del muerto a superar esos momentos de pérdida del ser querido, pues permanecían acompañados y entretenidos durante horas, desde luego no penséis que para nada era una fiesta y el cortejo funerario era variable, en función del poder económico del difunto.

Carmen Marcos Núñez / San Andrés de Gundriz / Samos

Eu tiña dez ou doce anos, e o medo complicouse coa morte dunha irmá que quería moitísimo, Lucita. Ela atendía a meu tío, que era cura e ía polas parroquias. De vez en cando o cambiaban para parroquias distintas, e eu ía detrás, pasaba os veráns con esa irmá, con Lucita, e aí creouse ese medo.

Lois Diéguez / Monforte de Lemos

Era hija única, nieta única, era un bicho raro, muy huraña, una niña muy huraña. Me gustaba mucho la música, la literatura, escribir. Y, realmente, no encajaba en el ambiente de las chicas de quince años. Después estuve viviendo con la que era la bedel del Instituto Femenino y otra chica, una compañera. He tenido grandes obsesiones en mi vida que han requerido mucho tiempo, muchos años, para que se fueran centrando y cobrando su equilibrio. Una de mis grandes obsesiones ha sido siempre la muerte, y, claro, a los quince o a los diecisiete años, que una persona piense tanto en la muerte es una desgracia.

Marina Mayoral / Lugo

Yo creo que la muerte de mi padre no nos la dijeron ese mismo día, sino días después. Veo cómo escapaba todo el mundo y nos dejaban jugar, pero no recuerdo exactamente cuándo nos lo dijeron, Fue una época muy triste en toda España. Viví un poco acongojada. Yo viví el fin de la guerra en Madrid con todos mis hermanos. No era consciente de lo que estaba pasando en España solo fui consciente de la muerte de mi padre. En casa trataban de no hablar de la guerra.

Concepción Teijeiro Revilla / Lugo

Un acto social lo constituía el velatorio del fallecido hasta su funeral y entierro. No solo se daba el pésame a la familia, sino que se permanecía en la estancia en la que se establecía la capilla ardiente hasta altas horas de la madrugada. Por la casa pasaban los vecinos de la parroquia, sucediéndose los rezos ya establecidos por costumbre, pero en los descansos, se hablaba de lo divino y lo humano, desde relatar anécdotas y cuentos, hasta comentar los últimos acontecimientos del vecindario. La familia servía un tentempié y café a los asistentes para ayudar a pasar la noche.

Manuel Romay López / Ombreiro / Lugo

Cando eu era pequeno, meu pai recurtaba o apartado de efemérides dos xornais: hace 130 años, hace 50 años, hace 25 años… Inda teño gardado ese pequeno arquivo, non só no corazón senón tamén nun vello baúl que arrecende a papel vello. Dende aquela, collínlle gusto a ler sistematicamente esas pequenas columnas, de feito é o primeiro no que me deteño cando lle boto un ollo ao xornal en papel. Alí quedaron rexistradas as peripecias de personaxes que devalan entre o tremendismo e o realismo máxico. Como aquel ancián centenario de Viveiro, que cando morreu en 1881 quixo levar á tumba o caderno no que apuntara o nome e apelidos dos soldados franceses que matara na guerra da Independencia.

Xurxo Ayán / Viveiro

Los entierros de segunda llevaban solamente dos caballos y carroza algo inferior. No solían asistir los viejos del asilo. El número de sacerdotes también era menor, salvo excepciones, e, incluso, ornamentos, cruces y faroles bajaban un tanto en su calidad.

Manuel Rodríguez y Rodríguez / Lugo

Antoloxía da Memoria de Lugo:El Progreso: luns, mércores e sábados.TeleLugo: martes, ás 22,00 horas. Reemisión diaria. Dirección: José de Cora. Imaxe: Memé Díaz. Ilustracións: Vinicius.

''Tú estarás en este y yo, en aquel''
Comentarios