Viernes. 24.11.2017 |
El tiempo
Viernes. 24.11.2017
El tiempo

Técnicos restaurarán desde este mes los frescos del ábside de Vilar de Donas, en Palas de Rei

Técnicos que trabajaron en la anterior fase de restauración de las pinturas de Vilar de Donas
Técnicos que trabajaron en la anterior fase de restauración de las pinturas de Vilar de Donas
Los trabajos, presupuestados en 181.500 euros, se prolongarán durante nueve meses

Los trabajos de restauración de las pinturas murales del ábside de la iglesia de Vilar de Donas, en Palas de Rei, se iniciarán antes de que finalice el actual mes de noviembre. Esta actuación, que está cofinanciada por el Feder, cuenta con un presupuesto que asciende hasta los 181.500 euros, que se ejecutarán en las anualidades 2017 y 2018.

Según confirmó la Consellería de Cultura, el plazo de duración de la actuación es de nueve meses y su finalidad es recuperar los frescos deteriorados, "pola excesiva presenza de humidade" en el interior del templo.

Los trabajos en el ábside se centrarán en la restauración de las pinturas murales policromadas, a excepción de la zona de la espístola, que ya fue rehabilitada hace casi dos años. De este modo, se llevará a cabo un estudio de la colonización biológica que afecta a los frescos para, posteriormente, proceder a la aplicación de tratamientos biocidas a lo largo de toda la superficie afectada. Los trabajos también incluirán la consolidación de morteros que corren el riesgo de sufrir desprendimientos, así como la limpieza de algunos restos que se habían empleado en anteriores restauraciones, como una efectuada en la década de los 60 del pasado siglo.

Esta actuación complementa una fase anterior de restauración, que finalizó en enero de 2016 y que se concretó sobre un tramo recto de la zona derecha del ábside, según explicaron desde la Consellería de Cultura.

Según los técnicos que trabajaron en la anterior fase de restauración de los frescos de Vilar de Donas, una de las principales dificultades de la actuación radica en la correcta "eliminación de las algas que ocultan las pinturas".

Según explicaron en aquel momento, estas colonias vegetales se encontraban muy asentadas, por lo que para eliminarlas se utilizó una combinación de alcohol y desinfectante, en lo que calificaron un proceso "laborioso y delicado".

La zona sobre la que se va a actuar en esta ocasión presenta unos problemas muy similares, causados por la gran humedad que hay en el interior del templo, provocada en parte por la existencia de aguas subterráneas.

Técnicos restaurarán desde este mes los frescos del ábside de Vilar...