Steve Jobs

EL DISCURSO que Steve Jobs pronunció en la universidad de Stanford en 2005 circula por la red y por los medios audiovisuales como el testamento vital del creador de Apple, símbolo del cambio radical de la sociedad de la información. Ese discurso que resume su actitud ante la vida y los negocios acrecienta todavía más el valor del que con razón ha sido calificado como genio. Steve Jobs se convirtió en símbolo global y agente creador y provocador de una transformación innovadora de impacto social en todo el mundo. Sus productos de uso doméstico influyeron positivamente en las facilidades de comunicación, trabajo y disfrute de las personas. Así se explica que la manzana sobre un aparato de las nuevas tecnologías sea un icono de una nueva sociedad. Logró trasladar de lo imaginario a lo real las posibilidades de las nuevas tecnologías para mejorar y facilitar la vida individual y social. Ese discurso de Stanfor es un regreso, en el plano laboral, profesional y de los negocios, al mítico referente de la sociedad norteamericana: el éxito por el trabajo; todas las posibilidades abiertas para el esfuerzo y la investigación. El testimonio de los clientes-seguidores hablan de su excepcionalidad.

FERNÁNDEZ ORDÓÑEZ

«Consejos das que para ti no tienes» decía ayer uno de los líderes sindicales en la crítica que conjuntamente realizaron Ignacio Fernández Toxo y Cándido Méndez al actual gobernador del Banco de España. Los sindicalistas se referían al afán intervencionista del gobernador en materias ajenas a su competencia, como la política laboral cuando hay más que dudas sobre el acierto de su gestión en el Banco de España, como la de inspección en las entidades financieras. El proceso de las cajas gallegas que culmina con NCG Banco y las indemnizaciones millonarias, que se filtró en el oportuno momento del escándalo por la valoración de la caja gallega, son motivos para que desde Galicia, en el gobierno y en la oposición, se le pidan explicaciones.

Comentarios