Viernes. 24.11.2017 |
El tiempo
Viernes. 24.11.2017
El tiempo

Solo uno de cada cinco perros está registrado en el Concello de Lugo

El registro autonómico contabiliza más de 13.700 animales con microchip, pero en el municipal solo hay 2.633, de ellos 353 peligrosos ►La inscripción en el Concello oes obligatoria para todo tipo de canes y si no la hacen los dueños se exponen a una multa de 100 euros

El registro municipal de animales de compañía de Lugo tiene registrados en la actualidad un total de 2.633 perros, de lo cuales 353 pertenecen a razas catalogadas como potencialmente peligrosas, por lo que sus dueños necesitan contar además con una licencia de posesión de este tipo de canes. Sin embargo, la cifra global contrasta con los más de 13.700 perros de dueños lucenses que a principios de este año había inscritos en el Rexistro Galego de Identificación de Animais de Compañía (Regiac), un padrón en el que son inscritos los cuadrúpedos una vez que un veterinario les implanta el microchip.

La explicación de que solo uno de cada cinco perros de Lugo esté en el registro municipal se debe, según la presidenta del Colegio de Veterinarios de Lugo, Ana López Pombo, a una falta de información por parte de los propietarios de las mascotas, ya que recuerda que quienes no inscriban a sus perros en este censo incumplen la ordenanza y corren el riesgo de recibir multas.

De hecho, entre las sanciones tramitadas este año a dueños de perros por incumplir la normativa figura una por importe de 100 euros impuesta en febrero a un propietario por tener dos ejemplares de raza golden retriever y mestizo sin censar en el registro municipal.

La obligación tanto de inscribir a los perros en los censos del Concello y la Xunta, así como de implantarles el microchip se debe de realizar antes de que se cumplan tres meses del nacimiento de los animales y, en caso de un cambio de titularidad, debe formalizarse antes de un mes. El incumplimiento de esta obligación está tipificado en la ordenanza del Concello de Lugo como una falta leve, que puede suponer el pago de multas de entre 100 y 500 euros, Sin embargo, si los perros son potencialmente peligrosos, la sanción puede elevarse hasta 5.000 euros, al tratarse de sanciones graves. Además, si el dueño no tiene la licencia de poseedor de un ejemplar de este tipo de razas la falta pasa a ser muy grave y las multas pueden subir hasta los 30.000 euros.

Ana López Pombo
Preside el colegio veterinario
«É necesaria máis concienciación e vixilancia para acadar que todos os cans estean rexistrados»

Rubén Gutiérrez
Dirige la Clínica San Froilán
«Cada vez que implantamos un microchip a un animal recordamos que hai que rexistralo no Concello»

A pesar del elevado número de perros con microchip en Lugo que no figuran en registro municipal, el veterinario Rubén Gutiérrez, de la Clínica San Froilán, asegura que cada vez que implantan un microchip a un animal le recuerdan al dueño la obligación de realizar también este trámite, que además en el caso del Ayuntamiento de Lugo es gratuito. «Noutros concellos si que se cobra por este trámite, como ocorre en Castro de Rei, onde custa uns 50 euros», asegura Rubén Gutiérrez, quien sin embargo admite que en otros municipios ni siquiera existe este registro.

El Colegio de Veterinarios realizó hace años una campaña para fomentar la regularización de los perros, en el que se usaba el lema británico de la II Guerra Mundial ‘Keep Calm’, añadiéndole ‘e indentifica ao teu animal’, recuerda Ana López Pombo, quien cree necesario seguir fomentado este tipo de iniciativas, porque dice que incluso hay muchas mascotas que ni siquiera cuentan con el microchip, así como reforzar la vigilancia.

PELIGROSOS. La presidenta de los veterinarios también considera necesario concienciar a los propietarios de perros peligrosos del riesgo y la responsabilidad que comporta la posesión de este tipo de animales, que tienen que ser sacados a pasear con correa, como todos, pero además con bozal.

Recuerda también que la licencia de posesión de perros peligrosos es necesaria incluso para quienes quieran sacar a pasear animales peligrosos que no sean de su propiedad. «Á licenza é como un carné de conducir que te autoriza non só a ter un ou máis cans de raza potencialmente perigosa, senón a sacar a pasear os de outros donos», recuerda López Pombo.

La licencia para este tipo de canes es necesario renovarla cada cinco años y, según los datos del Concello, en 2017 hubo un total de siete renovaciones, así como tres bajas debido a la muerte del animal. Además, cualquier cambio de titularidad del perro es necesario comunicarla tanto en el Ayuntamiento como en el Regiac.

De momento, los registros municipales y autonómico no están intercomunicados telemáticamente, aunque la presidenta de los veterinarios de Lugo asegura que en breve se pondrá en marcha una aplicación mediante la cual una vez se instale un microchip en un animal, a los tres meses saltará una alerta en caso de que no haya sido inscrito en ningún censo municipal.

De hecho, ahora mismo no se sabe si los nuevos perros que se inscriben en el Concello y tienen más de tres meses figuraron antes en otros registros municipales o es la primera vez. De hecho, de las 35 nuevas inscripciones de perros peligrosos registradas este año, en solo un caso el animal tenía menos de tres meses de edad.

Solo uno de cada cinco perros está registrado en el Concello de Lugo