''Si no disparo, mis nietos y yo estábamos en el cementerio'', declara el anciano de O Páramo

El octogenario, en primer término (con gafas), momentos antes de entrar al juicio. pepe álvez
photo_camera El octogenario, en primer término (con gafas), momentos antes de entrar al juicio. pepe álvez

Con 81 años recién cumplidos, el paramés Benjamín Santas compareció ayer en la Audiencia Provincial para responder ante un jurado popular por haber matado de un tiro en la cara a su vecino José Bruzos. Con voz firme y solo entrecortada por la emoción al nombrar a sus nietos, declaró haber disparado para salvar su vida y la de los dos niños, después de que la víctima, de 56 años, irrumpiera en su casa «como un toro bravo». «Primero viña a por min e logo a polos pequenos. Se non disparo estabamos os tres no cemiterio», aseguró el octogenario.

El suceso ocurrió a las 19.30 horas del 24 de enero de 2009 en el lugar de A Armada, en San Martiño da Torre (O Páramo) cuando Santas se encontraba en su domicilio al cuidado de sus nietos (entonces de 3 y 9 años de edad) mientras el resto de la familia velaba un cadáver en A Pobra de San Xiao.

Un año antes, el anciano ya le había prohibido la entrada en su casa a la víctima por proferir insultos contra él y su familia. Desde entonces no se hablaban pero, esa tarde, Bruzos telefoneó a casa del acusado y le amenazó de muerte para, instantes después, presentarse en actitud «agresiva».

Consiga AQUÍ la información completa

Comentarios