Martes. 21.11.2017 |
El tiempo
Martes. 21.11.2017
El tiempo

Sarria cumple su tercer año con Ponte Ribeira y el Camino cortados

Ponte Ribeira está cerrada al tráfico desde septiembre de 2014
Ponte Ribeira está cerrada al tráfico desde septiembre de 2014
CHMS y Concello tienen posturas opuestas sobre la compatibilidad de las obras y el plan del casco histórico

La villa de Sarria cumple su tercer año con Ponte Ribeira y el Camino Francés cortados, sin que se inicien las esperadas obras para su reapertura y sobre las que la Confederación Hidrográfica del Miño-Sil (CHMS) y el Concello mantienen posturas opuestas.

El organismo de cuenca sostiene que no puede actuar en el viaducto por la protección que le confiere el plan especial del casco histórico y se basa en un informe del abogado del Estado. Por su parte, el Ayuntamiento defiende que el proyecto de las obras del puente y el documento urbanístico son compatibles, para lo que se ampara en un informe de la Dirección Xeral do Patrimonio Cultural.

Ante la situación, el Concello asegura que ejecutará las obras por su cuenta, por lo que solicitó a la CHMS que le ceda el proyecto elaborado por este organismo el pasado año. Este documento fija que los trabajos, los cuales suponen el retranqueo del estribo izquierdo, tienen un coste de unos 500.000 euros. Para esta actuación la Diputación aporta 150.000 euros y se está a la espera de lograr el resto de la financiación.


Empresarios denuncian las pérdidas económicas del prolongado corte y se quejan de que "non se avanza" para solucionarlo


También está pendiente de obtenerse el permiso de la comisaría de aguas. Por ello, con el fin de que la CHMS autorice las obras, el pasado mes el gobierno local acordó enviarle un informe remitido por Patrimonio al Valedor do Pobo en el que indica que las obras son compatibles con el plan.

CONSECUENCIAS. Mientras tanto, vecinos, peregrinos y empresarios continúan sufriendo las consecuencias del prolongado corte del puente. El responsable de un negocio de la Rúa do Peregrino es pesimista sobre la reapertura del viaducto porque "se non é unha traba é outra". "Non lle vemos solución posible. Non se avanza de ningunha forma, todos son culpables e utilizarano de arma electoral", se queja. Este empresario denuncia las pérdidas económicas que supone el corte. "Nós pagamos impostos e estamos nunha rúa sen acceso", denuncia.

Lamenta que el corte afecte también al Camino de Santiago y que el Xacobeo no se pronunciara en estos tres años al respecto. En el mismo sentido se manifiesta el responsable de otro negocio de la calle. "El mayor problema es que, al quitar el puente, el peregrino se ha dispersado por el pueblo y lo cruza por cualquier lugar. Escucho muchas quejas porque no ven a peregrinos y continúan el Camino hasta otra localidad", asegura.

Para este empresario el cierre de Ponte Ribeira no es solo un perjuicio para los negocios que están en su entorno, sino para "los de todo Sarria". En su caso afirma que es el tercer año que sufre pérdidas.

Considera que la solución estaría en que todas las partes implicadas se sentaran a dialogar y "cedieran cada una un poco" para poder reabrir un puente que se encuentra cerrado desde el 8 de septiembre de 2014.

Entonces se cortó para reformarlo dentro de las obras del encauzamiento. Poco después los trabajos fueron paralizados por el juzgado de primera instancia e instrucción de Sarria a raíz de una denuncia de la Plataforma polo Río por un supuesto delito contra el patrimonio histórico. El pasado año fue archivada la causa, lo que llevó al levantamiento de la paralización de las obras del viaducto y desde entonces los vecinos esperan la reapertura.

Sarria cumple su tercer año con Ponte Ribeira y el Camino cortados