domingo. 15.12.2019 |
El tiempo
domingo. 15.12.2019
El tiempo

Riccó se impone en la primera cima; Valverde responde

Riccó se impuso en la primera llegada en alto del Tour (Foto: EFE)
Riccó se impuso en la primera llegada en alto del Tour (Foto: EFE)

Después del inicial test serio que supuso la contrarreloj del martes, la primera llegada en alto deja ya escaramuzas entre los ''gallos''. El joven italiano Ricardo Riccó, del Saunier Duval, se alzó con el triunfo ante un voluntarioso Alejandro Valverde que dio muestras de estar recuperado de su caída y de Cadel Evans, el gran favorito al triunfo final.

Cuatro segundos más tarde que este tercerto cruzase la línea de llegada, lo hizo el luxemburgués Kim Kirchen, que se aprovechó de una caída en el último kilómetro del hasta ahora líder, el alemán Stefan Schumacher (Gerolsteiner), para situarse como nuevo maillot amarillo del Tour.

Tras su llegada, Alejandro Valverde lamentó no haber podido imponerse en la etapa, aunque se mostró satisfecho por haberse encontrado "mejor de lo que esperaba" tras la caída de la víspera camino de Châteauroux.

"Me he encontrado mejor de lo que esperaba. El equipo ha hecho un trabajo extraordinario, es una pena que no he podido rematar con la victoria de etapa", afirmó el murciano del Caisse d'Epargne que fue segundo tras el italiano Riccardo Ricco, del Sauiner Duval.

El Caisse d'Epargne trabajó intensamente para echar abajo todas las escapadas de la jornada y llevar a su jefe de filas a las faldas de Super-Besse con opciones de victoria, un esfuerzo que el murciano quiso agradecerles.

Picotazo de la cobra
Riccó, conocido como "la cobra", mordió su primer éxito en la sexta etapa. Hizo un alarde de talento y brillantez ante la plana mayor de la carrera, que no pudo impedir la victoria de la perla del ciclismo italiano, del hombre que fue segundo por detrás del español Alberto Contador en el pasado Giro de Italia.

Franck Schleck y Kirchen pasaron a 4 segundos, Carlos Sastre y Denis Menchov, junto al checo Kreuziger, a 7 y el italiano Damiano Cunego, en dificultades cruzó a 32.

Kim Kirchen, de 30 años y ganador de la Flecha Valona, puso la cuarta cara al maillot amarillo, el primer luxemburgués desde el mítico Charly Gaul, que lo lució en la primera etapa del Tour de 1959 en calidad de ganador del año anterior.

Valverde escoltado por Pereiro
Cadel Evans, quien se atrevió a dar un manotazo a un gendarme que iba en moto en plena carrera, pasó a la segunda plaza a 6 segundos de Kirchem, Stefan Schumacher retrocedió al tercer lugar, a 16 segundos.

Entre los ilustres Denis Menchov figura séptimo (a 1.03), Alejandro Valverde es de nuevo el primer español, octavo (a 1.12) y Oscar Pereiro, magnífico en el ascenso a Super Besse, es décimo (a 1.21). Por su parte Carlos Sastre quedó duodécimo a 1.34 y el italiano Cunego perdió medio minuto en la etapa y está a 1.43 del líder.

En el momento de la verdad, una subida a Super Besse que ofrecía un primer tramo de 7,4 kilómetros con un 5,7% de pendiente y una rampa final de 1.500 metros al 10, se produjeron varios ataques, el más significativo el de Piepoli y Vandevelde.

Pero olía a etapa para Valverde, ligero en el ascenso y hábil en la colocación. Pereiro le condujo hasta el mano a mano con los hombres fuertes de la carrera. Con todos en un palmo de asfalto, arrancó Riccó, se llevó a Valverde, pero el corredor de Sassuolo, "Il bisontino", explotó toda la fuerza que lleva dentro, que es inmensa, y pudo alcanzar uno de sus grandes sueños desde que corría en aficionados.

Triunfo lleno de ambición
Premio para la calidad, la ambición y el descaro de un corredor apuesta personal de su director, Josean Fernández Matxín, quien se "enamoró" de Riccó cuando ganó siendo aficionado la Semana Lombarda ante profesionales.

Con 20 años fue campeón de Italia sub'23 y en 2006 ganó un esprint al mismo Bettini. Un año más arde conquistó en el Giro las Tres Cimas de Lavaredo. Lo que hizo en Super Besse se venía venir. De lejos.

Riccó se impone en la primera cima; Valverde responde
Comentarios