Miércoles. 14.11.2018 |
El tiempo
Miércoles. 14.11.2018
El tiempo

Respuesta rápida

LA COMPARECENCIA abierta ante los medios de comunicación de Alberto Núñez Feijóo y las reacciones de la oposición en Galicia marcaron la continuidad política, tras la publicación de unas fotos del actual presidente gallego con Marcial Dorado. Feijóo asume la responsabilidad que le corresponde de dar explicaciones a la opinión pública en un formato de rueda de prensa. Hay una posición, que debería verse como normal, pero que no suele ser habitual por parte de los responsables políticos cuando se ven implicados personalmente en un problema. ¿Es suficiente? A efectos de opinión pública, y con lo que se conoce sobre esas fotos, el presidente gallego ha cumplido con inmediatez con lo que son, y deberían ser siempre, usos democráticos. No sucede así últimamente en España, frente a los múltiples problemas que se van acumulando. ¿Debe comparecer Núñez Feijóo en el Parlamento? Parece exigible que sí, que ofrezca las oportunas explicaciones en la Cámara y que los diferentes grupos fijen sus posiciones aunque ya se conozcan. Esas explicaciones en el Parlamento son una expresión de respeto a la representación ciudadana. A partir de ahí, cada grupo político formula sus propuestas. Una dimisión no cabe por lo que se conoce de unas fotos de mediados de los años noventa, aunque sean en compañía no recomendable ciertamente ni para un político ni para nadie. Finalmente, tal como destacan algunos analistas, conviene situar en contexto y alcance real cada uno de los escándalos o problemas que llegan a la opinión pública desde el ámbito político. Salvo que valga todo, no se puede equiparar el problema político y de moral pública -con independencia de la responsabilidad judicial- que representa Bárcenas con estas fotos de Feijóo. Donde se dice Bárcenas se dice el dinero de los Eres en Andalucía o el hedor que llega de sectores políticos catalanes. Bien es cierto que la relación que reflejan esas fotos exige para los políticos una reflexión. Y un cambio. Pero no una dimisión.

Respuesta rápida
Comentarios