martes. 12.11.2019 |
El tiempo
martes. 12.11.2019
El tiempo

Reminiscencias de la época de los Andrade

CHA1207P6F4.JPG
CHA1207P6F4.JPG

La capital chairega registró el pasado fin de semana uno de los mayores abarrotes de público del verano, con permiso de las patronales del San Ramón,y todo ello, gracias al atractivo que aún hoy deparan las fiestas medievales. Fue una celebración centrada en recuperar las reminiscencias más simbólicas de esta época y que en esta ocasión resultó ser un éxito rotundo, tal y como valoran los responsables de la organización y los propios miembros del gobierno local de Vilalba, que entienden que la feria medieval adquiere cada año una mayor dimensión y ya se ha convertido en una referencia para toda la comarca chairega.

La concejala vilalbesa Chery Grandío comentó en este sentido que «o balance da feira ten que ser tremendamente positivo, dado que o éxito de público foi total, o tempo acompañou e non houbo que lamentar ningún tipo de incidencia logo de dúas xornadas de moita concurrencia de xente».

El responsable de la empresa Funciondeuno, Pablo López Márquez, que corrió con el peso de la organización de esta cita ferial, y que manejó un presupuesto de en torno a 35.000 euros, comparte totalmente la valoración hecha por la concejala de la capital chairega. Así, López Márquez destacó que la feria no sólo fue un éxito de público, sinó que también deparó un buen volumen de negocio para los artesanos y puestos de venta instalados en el recinto histórico de la capital chairega, así como para los establecimientos de hostelería radicados en este entorno de Vilalba.

«A cifra de visitantes foi espectacular e incluso viñeron ata Vilalba veciños de Betanzos, que tamén estaban de feira», señaló Pablo López, quien también confirmó la satisfacción de artesanos y vendedores por las transacciones realizadas durante la feria, que, según dijo, «generó muchos más beneficios para todos que en la edición del pasado año».

La creciente implicación de los vecinos de Vilalba en esta celebración popular ha sido otro de los aspectos destacados tanto por el responsable de la empresa organizadora como por el propio Concello de Vilalba. «Participaron de forma activa en la feria miembros de todas las asociaciones y colectivos registrados en la capital chairega», recordó Pablo López, quien también precisó que «en esta edición hubo muchas más personas vestidas de época que otros años».

«El mayor éxito de esta feria medieval, que contaba con un amplio programa repleto de actividades, no se ciñe a la menor o mayor afluencia de público, sino al propio grado de implicación de la gente, que cada vez es mayor. Eso denota que vamos por el buen camino para consolidar la de Vilalba como feria medieval de referencia en la comarca», relató López.

La ausencia de incidencias de ningún tipo a lo largo de todo el fin de semana es, a juicio de Pablo López, es un claro síntoma del agrado que depara esta celebración para los vecinos de Vilalba y de otros municipios.

López defendió la calidad y la variedad del programa ferial de este año, aunque también dejó entrever la posibilidad de hacer pequeñas modificaciones para reforzar aún más la vistosidad de una celebración popular que, a tenor de lo ocurrido en las dos últimas ediciones, «parece ter xa unha data establecida na primeira quincena do mes de xullo», tal y como indicó la concejala de Vilalba Chery Grandío.

Reminiscencias de la época de los Andrade
Comentarios