Quinielas por San Marcos

SE VA ACERCANDO el tiempo de las quinielas políticas, una época muy divertida y llena de nombres. Aún quedan catorce meses para la próxima cita electoral, la de las municipales, pero ya se empieza a apreciar algún (ciertamente escaso) movimiento. Hace unas semanas, por ejemplo, conjeturaba yo con un político amigo sobre la lista del PP de Lugo, que abríamos, claro está, por Jaime Castiñeira, y continuaba, y ahí discrepábamos, o con una mujer o con José Manuel Barreiro. Porque parece evidente que Castiñeira, responsable del resucitado comité local del PP de Lugo, va a ser el número uno; lo que no está claro es por qué los populares tardan en hacer oficial algo que la gente de la calle ya da por descontado desde hace tiempo. De hecho, incluso estos días vemos a Castiñeira en plan alcaldable, instalado en la cresta de esa ola que los analistas políticos aseguran que llevará al PP gallego a otro éxito electoral en 2011.

La corriente favorable a los populares es la que lleva a dar por hecho también que el PP recuperará la Diputación en mayo de 2011. En el fondo se trata de un asunto fácil: los populares sólo tienen que recuperar dos actas en toda la provincia para volver a tener trece diputados provinciales.

La bajada del PP de hace tres años se debió a varios resultados concretos: el diputado que los socialistas arrancaron en A Fonsagrada (el único en juego en el distrito) o los que el PSOE obtuvo en Chantada y Terra Chá, donde se disputan dos actas. El Bloque colaboró al bipartito con un buen resultado en el área de Monforte.

En el PP creen que están en condiciones de recuperar varios de esos diputados perdidos y alguno más en el distrito de Lugo (de donde salen once en total). Si el batacazo de socialistas y nacionalistas es tal como pronostican los más pesimistas, el PP podría ponerse hasta en 15 o 16 diputados, frente a los 11 actuales. Pero no parece probable.

Lo malo de hacer quinielas con la Diputación, una corporación elegida de forma indirecta, es que es fácil fallar en el pronóstico. Pero sí parece fácil que el PP arranque un diputado más en Lugo, sobre todo gracias al desgaste de López Orozco. En Monforte, las miradas van a estar centradas en el Bloque: no todos los nacionalistas las tienen consigo, aunque la doctrina oficial es que se aspira a mantener los resultados de 2007. Aquí va a ser decisivo el papel del monfortino Severino Rodríguez, el principal alcalde del BNG en Lugo.

En Chantada, puede que la escisión de Manuel Varela le haga daño a los populares, algo que el partido de Barreiro intentará contrarrestar socavando el hasta ahora bien asentado gobierno del PSOE en Monterroso.

En A Fonsagrada, puede pasar cualquier cosa. Lo importante va a ser lo que ocurra en la capital del distrito, donde estos días el PP intenta sacar partido de una información periodística. Los populares atizan contra los socialistas el orgullo patrio, algo que los fonsagradinos tienen muy desarrollado. Lo malo es que también dan a entender cierta pobreza de argumentos por parte del principal partido de la oposición. Por si acaso, ante el anuncio de Francisco Acal de que podría renunciar a seguir en la alcaldía de Baleira, el PP provincial ya se ha movilizado para pedirle al veterano regidor que siga. Y es que en A Fonsagrada la cosa va a estar más disputada de lo que parece: ¿Logrará el PP levantar una lista decente en Negueira de Muñiz? ¿Conseguirá que todas sus corrientes luchen juntas en Navia de Suarna? En catorce meses saldremos de dudas, pero hasta entonces podemos hacer unas entretenidas quinielas.

-O-O-O-O-

BARREIROS ♦ Separación de elementos
Esta semana he detectado una sorprendente unanimidad en desmarcar el convenio urbanístico a tres bandas para Barreiros de la denuncia por posible prevaricación presentada por el fiscal. O sea, puede llegar a ocurrir que, en virtud de la demanda, los edificios sean declarados ilegales, que haya que demolerlos y que, en virtud del convenio, ya estén habitados por gente normal porque las administraciones se han ocupado, por fin, de dotarlos de los servicios básicos. O sea, que no me parece que los dos elementos estén tan distanciados.

ACTIVIDAD ♦ Religiosidad lucense
Estamos en unos días de mucha efusión religiosa en la ciudad de Lugo. Se llena el Seminario en varias actividades, nos mandan la imagen de la patrona a un santuario del Opus, y ahora se aproxima la Semana Santa, que en la capital provincial vive desde hace unos años un incesante resurgimiento. Será difícil saber si es que los lucenses son más religiosos, si esto es consecuencia del mayor número de inmigrantes (mucho más píos) o si es que ven las cosas tan mal que vuelven sus ojos al Altísimo en busca de ayuda.

 

Animando la calle. Las plazas son espacios públicos pensados no sólo para la reunión y el ocio de los vecinos, sino también para la exhibición de lo novedoso o lo extraño. De esto se valen los promotores de las más diversas iniciativas, que aprovechan estos espacios para lanzar sus mensajes. El público siempre se acerca a ellos entre intrigado y agradecido por la novedad, aunque sea el bus de la donación de sangre. Por eso fue muy sabia la elección de estos alumnos de la facultad de Veterinaria lucense, que ocuparon el fondo de la Praza Maior de Lugo este martes. (Foto: SEBAS SENANDE).

-O-O-O-O-

PINCELADAS
FERROCARRIL. Estamos tan olvidados de la mano de Renfe que hasta una mínima renovación de trenes nos hace felices.

VISITAS. Hay un turismo de lo 'raro': consiste en ir hasta Portomarín a admirar cómo el agua deja visible la villa antigua o acercarse al Sil para verlo vaciado por Iberdrola.

FUEGO. Un poco de buen tiempo basta para que ya se registren incendios forestales en Lugo.

O RECORTE ♦ Confuso

El Progreso, 12-03-2010, p. 5Non, o detido non ten a inicial D no seu nome, ou sexa, que non é un Dinio que poida dicir que a noite o confunde. Porque moi confundido hai que estar para pedirlle a uns tipos uniformados, que levan un coche con luces azuis, que te libren doutros tipos uniformados que tamén levan un coche con luces escintilantes azuis. Vai ser que non era o Rato, senón o Lete, o río do esquecemento. Ou será que a Local mete máis medo? Ou será que o tipo, que conduciu coas rodas rebentadas e que levaba no coche un anaco de haxix, ía ben (un rato) bo?

Comentarios