Jueves. 23.05.2019 |
El tiempo
Jueves. 23.05.2019
El tiempo

Punto final al mal sueño de las cajas

ADE0802P84F1.JPG
ADE0802P84F1.JPG

La comisión de las cajas se merece una comisión de investigación. La deriva que está tomando el proceso va camino de conducirnos directamente a ninguna parte. El agujero negro sigue ahí, convertido esta vez en maltrecho banco a la espera de comprador. La supuesta comisión de la verdad debe serlo de punto y final si no queremos degradar más nuestra memoria y despachar el epílogo de la historia financiera de este país que es Galicia con un carpetazo de medias verdades y sortilegios propios de un encantador de serpientes. Que también los hay entre los comparecientes en el Parlamento durante estas dos semanas.

Las preguntas se agolpan en busca de respuesta. Y, entre tanto y tanto verbo minutado por Miguel Santalices, el presidente de la comisión, cabe preguntarse si este túnel del tiempo nos aclarará algo. Y, sobre todo, si servirá de algo, cuando llegue, si llega, toda la luz que se nos niega ahora a los gallegos. Porque son casi todos los diputados integrantes de la comisión que han optado, en sus intervenciones, por la fórmula de una pregunta y cinco mensajes o ideas fuerza aclarando la posición de cada uno de sus partidos con respecto a la que tuvieron en su día ante la fusión de Caixa Galicia y Caixanova. Poco ayuda esa dinámica, pero es lo que hay. Tampoco ayuda nada la opacidad en la que se ha instalado la resultante de la fusión de las cajas. No hacer públicas las actas de los consejos de administración de entidades que, en honor a la verdad, eran semipúblicas como las cajas, resulta degradante para aquellos que quieren conocer cómo se fraguó una ‘desfeita’ que ha costado a los contribuyentes la friolera de más de 10.000 millones de euros. Las auditorías y los informes de las consultoras están ahí, como dijo Feijóo, y podrían aclarar algo.

Pero aquí también hay muchos agujeros negros. Deloitte, Boston Consulting, Analistas Financieros Internacionales, PwC.... La de las consultoras es otra guerra. Vamos a ver. ¿Cómo pueden entidades que están acostumbradas a poner números a las ideas de los clientes que les pagan llevarles la contraria en un asunto de tanta enjundia? Por triste que resulte, si la Xunta o una caja apostaban por la fusión, los despachos a los que contrataron simplemente tenían que darle forma a sus tesis y arropar sus informes con riqueza gráfica y algún dato contundente. De ahí que ahora KPMG diga que lo suyo fue «un diagnóstico acelerado», cuando no atropellado.¿Y cuál era la auditora de cabecera de Caixanova durante años? Deloitte. ¿Y la de Caixa Galicia? PwC.

Pero si algo esta semana ha supuesto la más triste metáfora del poco respeto político hacia nada menos que el propio Parlamento gallego (en definitiva, a todos), ese ha sido el plantón de Marta Fernández Currás, enrolada en las filas de Cristóbal Montoro en Haciencia, que no en Economía, el Banco de España o la CNMV, que sí tienen mucho que ver con el sistema financiero. El suyo y el de Miguel Ángel Fernández Ordóñez, ex del instituto emisor que sí fue a la comisión de investigación sobre la CAM en Valencia, suponen un ninguneo supino, la sublimación de una tomadura de pelo, muy bien retocada además por ser ella quien, muy ufana, presumió en su día de ser la arquitecta de la fusión de las cajas, de ese edificio en ruinas. Ese fue su aval político.

¿A qué viene ahora debatir sobre la conveniencia de un SIP (fusión fría) con uno u otro? ¿Qué aclarará saber si, como se plantea en la comisión, lo conveniente era una alianza con Caja Madrid o los valencianos de la CAM si ambos acabaron en quiebra? Lo dicho. Directos a ninguna parte.

Y lo cierto es que los señores de las cajas, Méndez y Gayoso, salieron vivos de la comisión. Ese fue el primer aviso de que esto no iba bien. Lejos de ser deidades, ambos fueron en cierta medida producto de su tiempo, aunque cueste admitirlo. Caciques de última generación. Tanto y tanto se ha hablado durante años del clientelismo político en Galicia y tan poco del financiero. Este es el resultado.

Los mismos diputados que preguntan en la comisión de investigación sobre los desmanes de ambos tuvieron a compañeros de partido en los consejos de las cajas: PP, PSOE y BNG. También sindicatos, concellos... Muchos años. Confortables sillones que ocupaban en representación de entes como la Coral Polifónica de Betanzos, la Sociedad Filarmónica Ourensana o la Real Sociedad Económica Amigos del País. ¿Y cuándo había que financiar desde San Caetano un proyecto de envergadura, defender el accionariado de una empresa emblemática o colocar una emisión de deuda muy ajustada? ¿A quién se recurría? La historia, y no la comisión de investigación de las cajas, nos ha enseñado que aquello no se hacía a cambio de nada. Por eso, todo este mal sueño debe acabar.

El ‘tax lease’ golpea a todos

PONGAMOs por caso que al final Joaquín Almunia está en lo cierto. Que no serán los astilleros gallegos los que carguen con el muerto de la devolución de las bonificaciones fiscales que en su día disfrutaron. Y que, a la vez, como anuncia el comisario europeo, serán los inversores privados y los armadores quienes finalmente asuman la devolución de las ayudas, si se puede entender por tal un alambicado sistema de construcción de buques, el ‘tax lease’, mediante un arrendamiento que permitía a los grupos que financiaban la construcción de barcos apuntarse bases imponibles negativas en el Impuesto de Sociedades, que ese fue el gran atractivo de las Agrupaciones de Interés Economómico.

La incredulidad de medio sector de la construcción naval gallego ante las palabras de Almunia, por falaces, deja paso a otra amenaza que puede hacer más de un roto en la cuenta de resultados de muchos grupos empresariales gallegos. El comisario también ha indultado de las millonarias devoluciones a las entidades financieras, colocadoras del producto, por decirlo así. Entre ellas, Banco Popular-Pastor, Banco Gallego y NCG, heredero de muchas de las AIE de Caixanova.

¿Qué quedan? Los inversores, los que se deducían en el Impuesto de Sociedades. Entre ellos, caras muy conocidas como Inditex, los Freire (Megasa), Grupo Cortizo o el eterno José Alberto Barreras. ¿Tendrá razón Almunia y al final responderán del desaguisado los más fuertes? La respuesta, en breve.

TIPOS CON INTERÉS

Miguel Arias Cañete ♦ La reforma de la PAC olvida a Galicia y merece explicación

Urge visita del ministro de Agricultura a Galicia. Miguel Arias Cañete debería alejarse un poco más de los latifundios andaluces que tanto frecuenta y dejarse caer por el reino de la dispersión, que pese a quien le pese sigue teniendo en el sector agroalimentario la despensa de media España. Galicia se aleja un poco más de Europa con los acuerdos que se acaban de aprobar para la nueva Política Agraria Común (2014-2020), primando las ayudas a la variable de la extensión de las explotaciones. ¿Qué hay de la eficiencia? ¿Y al menos del reequilibrio territorial? Lo dicho. Urge explicación el ministro. Y convincente.

Javier Etcheverría ♦ La banca de siempre acaba ganando, con socios extranjeros

El bonsai de siempre de la banca española acaba ganando. Con la compra de 66 oficinas de Novagalicia repartidas por media geografía española, el Banco Etcheverría dobla su tamaño y su red, además de crecer en nuevos mercados. Javier Etcheverría, su presidente, está de enhorabuena. Es la banca tradicional, ahora en plena vorágine financiera, la que termina por hacerse un hueco, aunque sea de la mano de su socio venezolano, el Banesco de Juan Carlos Escotet. Por cierto, un grupo que hace pivotar con sigilo sus inversiones en medio mundo a través de una sociedad holding con sede en Madrid. Y con las reglas del Banco de España.

Punto final al mal sueño de las cajas
Comentarios