viernes. 23.08.2019 |
El tiempo
viernes. 23.08.2019
El tiempo

PSOE y BNG acusan al PP de tener una ''trama'' con un grupo policial

García Díaz y Enrique Rozas (Foto: Sebas Senande)
García Díaz y Enrique Rozas (Foto: Sebas Senande)

El gobierno lucense y el BNG hicieron frente común para echar abajo la petición del PP de que el alcalde pidiera disculpas al edil Enrique Rozas y al PP en general por la denuncia que realizó contra él el director general de la Policía Local a raíz de las críticas de Rozas sobre la Policía y que el fiscal archivó. El gobierno fue incluso más allá y, al igual que el BNG días antes, acusó a la formación de formar parte de una «trama» junto a un «reducido grupo» de la Policía para impedir el funcionamiento del cuerpo y atacar al equipo de José López Orozco.

Los populares también pedían al regidor que destituyera al director de la Policía y que relevara del área de Protección da Comunidade a José Rábade, peticiones que fueron rechazadas por PSOE y BNG tras un debate que subió de tono en varias ocasiones y que dejó momentos chocantes, como cuando, ante la insistencia por parte de Rábade de que Rozas desvelara quién le pasa información en la Policía, el portavoz popular Joaquín García Díez acabara diciéndole que, si cree que utiliza métodos ilegales, lo denuncie, lo que suscitó risas entre el resto de ediles y público.

Y es que Rábade insistió en que Rozas debía explicar cómo obtiene información del cuerpo, porque «polo cauce reglamentario non é» y el gobierno debe abrir expediente a la fuente al tratarse de una infracción administrativa, indicó.

El debate comenzó con la exposición de los hechos por parte del PP, que acusó al gobierno de intentar engañar a la ciudadanía diciendo que sólo realizó una consulta al fiscal y no una denuncia. «No le quepa la menor duda de que ha ido contra la honorabilidad de un concejal y de un grupo político », afirmó García Díez, quien aseguró que el PP se tragaría sus críticas a la Policía si realmente los ciudadanos percibieran que la reestructuración da resultados. Pero como no es así, asegura el PP, las críticas de la oposición «escuecen», afirmó García Díez, a la vez que advirtió al alcalde de que «tiene un lujo de oposición con el PP que cada día se merece menos».

Sin embargo, como era previsible, el PP se encontró con un frente formado por BNG y PSOE. Los nacionalistas volvieron a acusar a un «reducido grupo» de la Policía de «absentismo», «insurrección» y «coacción» y al PP de ejercer de «altofalante». Como ejemplo, el portavoz, Xosé Anxo Lage, mostró la foto de un agente que apoya la reestructuración y cuya foto apareció en un tablón con un círculo y el calificativo de «merdán».

Lage explicó que puede entender que «unha gran maioría» —admitió— de la Policía no concuerde con la reforma, lo mismo que el PP, dijo, por lo que instó a éste a recurrirla ante el juzgado, como hizo ya un sindicato, en vez de entorpecer, dijo, el funcionamiento del cuerpo.

Pero a las críticas del BNG se sumaron de forma más clara que nunca las del gobierno, que a través de Rábade acusó al PP de tener una «evidente trama» con un «reducido grupo» de la Policía. García Díez pidió que se retirara esa acusación del acta, lo que no se hizo, por lo que ya avisó de que acudirá a un abogado para comprobar si el gobierno pudo haber incurrido en una falta.

Rábade acusó a Rozas de ser el «altavoz» de ese grupo, del que puso como ejemplo a un agente que cogió doce jornadas de liberación sindical en cuatro meses y todas de noche y en días festivos o cercanos. «É ese o tipo de Policía que vostede protexe?», preguntó a Rozas, lo que dio argumentos al portavoz popular para pedir la dimisión de Rábade «antes de que termine el pleno» por «incompetencia», a la vez que reconoció que conductas como la del agente citado le dan «asco». «Se non pode gobernar a Policía terá que dimitir», añadió José Manuel Barreiro, lo que suscitó un amago de aplausos entre los numerosos policías que había entre el público.

Claro que las declaraciones del PP se volverían más adelante en su contra, cuando Lage acusó a los populares de conocer también esos casos y no denunciarlos.

De San Cibrao a la trama de Madrid
El gobierno no pidió disculpas al PP por la denuncia ante la Fiscalía como tampoco lo hicieron los populares al gobierno cuando lo denunció por el vertedero de San Cibrao
y el fiscal cerró el caso, recordó el portavoz, José Rábade. Sin embargo, el PP recalcó que él acudió a la Fiscalía «con luz y taquígrafos», no como en el caso de ahora, en que Rozas no tuvo conocimiento de la denuncia hasta que el fiscal le comunicó que archivaba las diligencias.

Los reproches fueron continuos entre populares y socialistas, que preguntaron a los primeros por qué en otros casos el PP no duda en acudir al fiscal —por ejemplo, a raíz de
la acusación de la existencia de una trama de corrupción en Madrid— y en otros no admite que el gobierno local haga lo mismo, preguntó.

Enmienda
El BNG presentó una enmienda en la que se pedía la supresión de las plazas de director general de la Policía y de Novas Tecnoloxías y se proponía igualar la jornada de los
agentes a la del resto de trabajadores municipales, pero el PP no la aceptó por haber sido presentada en el último momento dijo. El alcalde tampoco permitió votar por separado los puntos de la propuesta popular, por lo que la formación pedirá un informe al secretario por si fue ilegal.

PSOE y BNG acusan al PP de tener una ''trama'' con un grupo policial
Comentarios