1-0. Al Polvorín le falta más determinación

El filial rojiblanco cae en el campo de un Guijuelo que acertó en su única ocasión de peligro
Fidalgo protege el balón ante un jugador del Guijuelo. ADG MEDIA
photo_camera Fidalgo protege el balón ante un jugador del Guijuelo. ADG MEDIA

El Polvorín volvió a conocer la cara amarga de la derrota lejos del Ángel Carro tras caer en Guijuelo por 1-0 en un encuentro en el que volvió a conceder un gol en la única ocasión de peligro de su rival. El filial rojiblanco ha conseguido cuatro puntos de los últimos 15 posibles y sigue arrastrando graves problemas defensivos, ya que es el segundo equipo que más goles ha encajado en lo que va de campeonato, tan solo superado por el colista Burgos b. Por su parte, el Guijuelo mantiene su pulso con el Arenteiro en la pelea por la primera plaza del grupo, y ahuyenta las malas sensaciones de sus dos últimas derrotas.

Roberto Trashorras, técnico del Polvorín, sorprendió de inicio al variar el esquema por primera vez en lo que va de campaña. El preparador rabadense colocó una línea de tres centrales conformada por Andrés, Jesús y Castrín, con dos laterales largos y un solo pivote, Vidal. Con ello, el Polvorín salió al partido con descaro y con ganas de tener el esférico, con lo que frecuentó el campo rival durante los primeros minutos.

Con el paso del tiempo, el partido se complicó y se convirtió en una pugna constante por dominar el centro del campo. El Guijuelo se replegaba de forma eficaz, y era capaz de generar peligro con pocos toques. Por su parte, el filial del Lugo mantenía la cautela, a la vez que intentaba romper líneas en ataque, pero sin asumir excesivos riesgos en la creación.

Ya en el último tramo de la primera mitad, el desgaste y la falta de ideas para romper el entramado defensivo del Guijuelo hicieron que el Polvorín se guardase un poco más las espaldas, con lo que un par de situaciones a balón parado —especialmente una con un testarazo de Trapero que detuvo Brais y Mano Tata echó fuera en el despeje— metieron algo de miedo al Polvorín.

El intermedio no modificó la tendencia. Y en el regreso al césped el Guijuelo tardó muy poco en tomar ventaja. Tras un par de llegadas voluntariosas del cuadro rojiblanco, una acción de contraataque terminó con un pase filtrado de Cristóbal Gil a la posición de Toti, que ganó la espalda a la defensa del equipo lucense y definió raso a la izquierda de Brais para hacer el 1-0, que sería definitivo.

A falta de reacción del Polvorín, el conjunto salmantino se echó arriba en busca del 2-0. La ocasión más clara la tuvo Garban.

Andrés Castrín despeja de cabeza. ADG MEDIA
Andrés Castrín despeja de cabeza. ADG MEDIA

Xabi Domínguez

 El punto de inflexión para el equipo rojiblanco fue la entrada de Xabi Domínguez. El extremo desequilibró desde que ingresó al partido. Primero con un desmarque dentro del área tras el que fue derribado y después con una acción individual de buena factura por la banda derecha en la que llegó hasta la línea de fondo y sirvió un pase de la muerte para Álex Ramos, que tiró fuera.

En el tramo final, el partido se embarró y el Polvorín no fue capaz de encontrar situaciones de peligro ante el meta del Guijuelo. La polémica volvió a aparecer tras una caída de Iago Novo dentro del área local que fue airadamente protestada, pero sin afectar en la decisión arbitral.

Comentarios