Lunes. 18.12.2017 |
El tiempo
Lunes. 18.12.2017
El tiempo

Poesía cotidiana

Los blogs de Jesús Miramón son "sitios donde se puede presenciar y compartir el asombro de un hombre por la vida"

Acceda a todos os contidos da última edición do suplemento 'Táboa Redonda'

HACE SIGLOS, cuando en internet se escribían y leían blogs, cuando yo mismo empecé el mío, conocí muchos que valían la pena. Muchos. Verdaderas joyas llenas de talento que, además, lo demostraban casi a diario. Leí un montón. Algunos duraron poco, otros más pero me cansaron antes. Y bastantes me permitieron disfrutar alguna vez de textos que no tenían nada que envidiar a la buena literatura; supongo que porque lo eran.

De todos ellos, hay uno que jamás me ha cansado. Uno que siempre, sin excepción, en cada una de sus entradas, ha sido un placer leer. Y lo sigue siendo, porque, más de doce años después y a pesar de los cambios de nombre, Jesús Miramón, un funcionario de cincuenta y pico años de un pueblo de Zaragoza, continúa escribiendo. Fue Innisfree, fue Cuaderno de un Hombre de Cromañón, fue Cabo de Hornos y ha sido y es Las Cinco Estaciones. Sitios donde se puede presenciar y compartir el asombro de un hombre por la vida.

Este sábado vimos una película de Jim Jarmusch, Paterson que me recordó a Jesús. En ella, el protagonista —Paterson, conductor de autobuses en la ciudad de Paterson, New Jersey—, enamorado de su soñadora mujer y cuya vida sigue una rutina absoluta que parece hacerle feliz, escribe poesía. En el descanso de la comida, por las noches en el sótano de casa o en su asiento del autobús antes de comenzar la jornada, escribe. Sobre la cotidianidad, sobre su amor discreto, sobre las cerillas de punta azul y todas las pequeñas cosas que le asombran. Como Jesús. Porque, como él, es perfectamente consciente de que todo es asombroso, se da cuenta de que estar vivo —mirarse en el espejo, beber un whisky, cocinar para la familia, charlar, pasear junto a un campo de cebada, conducir bajo una tormenta, querer a alguien y que te quieran— es una aventura maravillosa.

Paterson escribe poesía y eso le abre una puerta por la que no sé si entra o sale todo. Una puerta, creo, a un nivel de consciencia superior. O tal vez es esa consciencia la que lo aboca a escribir. Como a Jesús. Personas que se dan cuenta de qué es la vida: "Qué día más normal ha sido este miércoles cinco de abril de dos mil diecisiete. Ha sido tan normal que si tuviera que dejar algún resto arqueológico para los futuros excavadores arqueológicos escogería el día de hoy. Ojalá se dieran cuenta de que los días normales fueron los extraordinarios ladrillos de la felicidad normal de los seres humanos normales". Que se dan cuenta de que estar vivo es la gran aventura.

Poesía cotidiana
Comentarios