Sábado. 17.11.2018 |
El tiempo
Sábado. 17.11.2018
El tiempo

Pedro Puy no ve necesario tomar medidas respecto al Gobierno de Santiago hasta que no haya sentencia

El portavoz del PP en el Parlamento gallego, Pedro Puy, consideró hoy que no es necesario tomar ninguna medida política en el Ayuntamiento de Santiago hasta que se conozca la sentencia del juicio contra siete ediles por prevaricación, e insistió en que de la vista oral se deducen pruebas que avalan que no ha habido delito.

La oposición, por contra, ha insistido en considerar que el PP y su presidente, Alberto Núñez Feijóo, incumplen su propio código ético y en considerar necesario que los ediles dejen sus cargos.

Los portavoces de los distintos grupos se han pronunciado hoy, tras la reunión de la Junta de Portavoces, respecto a la vista oral, celebrada ayer, contra siete ediles del Ayuntamiento de Santiago acusados de prevaricación por haber decidido sufragar con fondos públicos la defensa de un compañero imputado en la operación Pokemon.

Pedro Puy insistió en que en el Ayuntamiento de Santiago "no hay que tomar ninguna medida" política hasta que se sepa el resultado del juicio, "desde el respeto máximo" a la justicia.

Respecto a que el Ayuntamiento trabaja en un "plan B", como admitió ayer la teniente alcalde del Ayuntamiento de Santiago y también concejala de Turismo, Reyes Leis, el dirigente popular insistió en que ayer se celebró la vista oral, y quien lo ha seguido puede "contrastar" que los argumentos del Ayuntamiento y el PP son "correctos". Así, insistió en que hay pruebas y testimonios de los servicios jurídicos según las cuales apuntan a que la decisión no implica "la comisión de un delito".

El portavoz popular dijo entender que no es necesario ningún Plan B, y que no está "sobre la mesa" hasta que salga la sentencia, que confió en que sea absolutoria y "valide una decisión que entendemos que ayer fue validada por los servicios jurídicos". En todo caso, Pedro Puy reflexionó que se planteó que si un grupo adopta resoluciones con el "plácet" legal del secretario municipal y esto puede ser delito supondría que se paralizase la actuación local, puesto que los ediles no son expertos en materia jurídica.

Mientras, preguntado sobre qué debería suceder después de que la Fiscalía haya mantenido la pena de inhabilitación, el socialista José Luis Méndez Romeu consideró que lo que "debería pasar no pasa: que el señor Feijóo tuviese unos principios éticos, y que fuesen aplicados". A su juicio, los principios del presidente "evolucionan de acuerdo con la situación del PP", y recordó que el Parlamento ha creado una comisión para evitar la corrupción pero está "paralizada" y el Gobierno no quiere acuerdos y tener las manos "libres cada día para actuar" con una "laxitud absoluta", opinó.

José Luis Méndez Romeu, que señaló que las acusaciones de la Fiscalía en el caso de Santiago "son muy duras", hizo hincapié en que en el caso de la imputación del alcalde de Porriño el presidente gallego, de acuerdo con noticias de prensa, "era conocedor por escrito de todas las "irregularidades" en este municipio pontevedrés y "nada se hizo". Finalmente, indicó que el PP "tiene un problema" que anida "en la mayoría del Gobierno".

Por su parte, Xavier Ron, de Alternativa Galega de Esquerda, consideró que la "foto" de los siete miembros del equipo de Gobierno del Ayuntamiento compostelano en el banquillo de los acusados "rompe y lastima la democracia y la ética que debe impregnar un cargo público".

Recordó además que en este ayuntamiento han tenido que dimitir el anterior alcalde y otros concejales y apuntó que a Santiago de Compostela se le ha llamado ya "Santiago de corruptela", lo que calificó de triste. Igualmente, Ron subrayó que esta "foto" ha supuesto la "salida" de Feijóo de Galicia, que participará en varios actos fuera de la CC AA en los próximos días, e insistió en que suele hablar de códigos éticos que luego se encarga de "incumplir" y no es capaz de aplicar.

El nacionalista Francisco Jorquera destacó que la Fiscalía se ratificó en sus conclusiones y considera que los concejales imputados cometieron prevaricación, "no defendieron lo público" y asistían un caso de corrupción. Pero también hizo hincapié en que los acusados "reconocieron" la comisión de un "enorme error político", como apuntó la portavoz municipal, María Pardo, ante el tribunal. Y en política, señaló, cuando se comete un error grave, no queda más que dimitir por "limpieza e higiene política, ante lo que emplazó a Feijóo a que "asuma sus responsabilidades" e instó a los ediles a dejar el cargo.

Pedro Puy no ve necesario tomar medidas respecto al Gobierno de...
Comentarios