sábado. 08.08.2020 |
El tiempo
sábado. 08.08.2020
El tiempo

Patatas, aceite y frutas se encarecen en un mes de IPC congelado

Las rebajas en luz y carburante propiciaron que los precios no variasen en marzo en España y en Galicia. Con todo, la comunidad arrastra el mayor avance de la inflación en el último año, del 2,7%

Gráfico de la evolución de los precios en Galicia

La factura de la cesta de la compra fue en marzo igual a la de febrero tanto en España como en Galicia, y esa congelación nada habitual en el tercer mes del año fue posible con unas rebajas en luz y carburantes que —junto a otras— compensaron que algunos productos sí se encarecieron. Es el caso de alimentos tan básicos como las patatas, que en la comunidad subieron un 3% con respecto a febrero, y también del aceite (+2,3%) o las frutas frescas (+1,7%).

Los datos del índice de precios de consumo (IPC) publicados ayer por el Instituto Nacional de Estadística (Ine) reflejan esos ascensos junto a los abaratamientos de legumbres y hortalizas (-8,7%), huevos (-2%) o pescado (-1%). Muestran también que, contando todo, el coste de los alimentos se sumó a la tendencia de congelación en el nivel de febrero, lo que no evita que la comparación con hace un año muestre una subida que se nota en el carro del súper y el conjunto de la compra.


El alivio para las carteras no impide que Galicia se haya convertido en la comunidad que carga con la mayor subida de los precios en el último año


Los precios de la alimentación, de hecho, acumulan una subida de un 2% en relación a marzo de 2016. De nuevo, el incremento se nota sobre todo en las patatas, que con la amenaza de la propagación de una plaga están un 14,5% más caras que hace un año, y se acusa también de forma evidente en las frutas (+12,2%). Aunque a distancia, al mismo tiempo se ha hecho más pesada la factura de crustáceos y moluscos (+5,1%) y pescado (+4,2%).

Sumando al menú el resto de gastos, el IPC indica que los precios de Galicia son un 2,7% más elevados que en marzo de 2016, una tasa que contiene el notable encarecimiento que experimentaron carburantes y electricidad hace solo unos meses y que ya ha sido más elevada este año. De hecho, la congelación del índice en marzo, la primera en ese mes en la serie del Ine —que arranca en 2002—, rebajó en seis décimas la inflación interanual, desde el 3,3% en febrero.

El alivio para las carteras no impide que Galicia se haya convertido en la comunidad que carga con la mayor subida de los precios en el último año, por encima del 2,3% de España. Acusa así un ascenso algo superior a la media en la alimentación (2% frente a un 1,5), en los productos energéticos (+12,1%), o en carburantes y combustibles (+12,6%). Esos dos últimos capítulos se mantienen en niveles elevados pese a abaratarse un 2,6 y un 1,4%, respectivamente, en marzo.

Al margen de la brecha gallega, el Gobierno mantiene su previsión de que los precios cierren 2017 con un alza anual más contenida, próxima al 1,5%, mientras los sindicatos reivindican un ascenso de salarios.

Patatas, aceite y frutas se encarecen en un mes de IPC congelado
Comentarios