miércoles. 08.12.2021 |
El tiempo
miércoles. 08.12.2021
El tiempo

Participación ¿ciudadana?

Un recuerdo del pasado. EPL
Un recuerdo del pasado. EPL

QUE GRAN verdad es que el tiempo hace que todo, lo malo y lo bueno, caiga en el olvido. Hace ya tres años de la explosión del movimiento ciudadano conocido como 15-M, formado a raíz de una manifestación convocada por diversos colectivos con la intención de promover una democracia más participativa. Uno, a pesar de peinar ya canas, se ilusionó ante las posibilidades que se abrían, sobre todo al ver gente de todas las edades y condiciones compartiendo un mismo objetivo, sacudirse de oligarquías y plutocracias y avanzar hacia un sistema social más equilibrado, más justo.

Pues eso, tres años después volvemos ya no al punto de partida, sino a uno anterior. O sea, estamos como estábamos. Aquí no ha cambiado nada a pesar de las protestas y el Movimiento 15-M se ha diluido como unos granos de azúcar en un vaso de agua.

De democracia más participativa, naranjas de la China. Los partidos con mayoría absoluta en las instituciones públicas continúan aplicando el rodillo, desoyendo a todos, y el bipartidismo se consolida como único modelo posible.

Esto ocurre, como diría un científico, a nivel macrocósmico, pero también se puede observar a escala mucho más pequeña, como puede ser el caso de un municipio de tan solo 20.000 habitantes llamado Monforte de Lemos.

El Bloque Nacionalista Galego, nada más hacerse con la alcaldía en el año 2003, anunció que elaboraría un reglamento de participación ciudadana para acercar el gobierno municipal a los vecinos y viceversa. El texto se redactó y aprobó, presentándolo como un gran avance hacia una democracia real. Está ahí, sigue vigente, pero su aplicación puede calificarse sin riesgo a exagerar de meramente testimonial.

Si mal no recuerdo, ese reglamento solo ha servido para que la plataforma en defensa de la sanidad pública expusiese en un pleno sus temores ante un posible desmantelamiento por fases del hospital comarcal si se aplicaba el modelo de gestión pública.

Los promotores de la iniciativa, el gobierno que preside el nacionalista Severino Rodríguez, podría justificar la casi nula aplicación del reglamento de participación ciudadana argumentando que tienen que ser los vecinos los que soliciten formar parte de la toma de algunas decisiones, pero, como siempre ocurre, la sociedad, si no es espoleada, no reacciona.

Bien se pudo desde el Ayuntamiento llevar a cabo una campaña explicativa sobre este reglamento, señalando las posibilidades que le brinda a la ciudadanía, pero no fue así, por lo que la inmensa mayoría, el 98 por ciento de la población, no sabe ni que existe tal normativa.

Ahora se presenta una ocasión de oro para comprobar si realmente se quiere aplicar este inerte reglamento ciudadano. Está a punto de constituirse una comisión municipal para investigar el grado de cumplimiento del contrato firmado hace trece años con Aqualia para el abastecimiento de agua y saneamiento del municipio, pero también para saber si hay responsabilidades políticas por una inacción ante la negligente postura de la empresa. Varias asociaciones de vecinos han mantenido contactos entre sí para hablar de la conveniencia de su participación en esa comisión especial investigadora, entendiendo que ello le daría más transparencia al proceso.

Dentro de poco sabremos si en el Ayuntamiento, nacionalistas, populares y socialistas están de acuerdo en dejar entrar a un representación ciudadana o si, por el contrario, el reglamento es papel mojado y aquí, como en el macrocosmos, se aplica la misma mecánica, el rodillo y los intereses creados de los que cortan el bacalao, los que únicamente se acuerdan de la sociedad cuando la necesitan para que cojan una papeleta con unos nombres y la depositen en unas urnas que, dicen, los legitiman para hacer lo que les venga en gana.

El Atlético Escairón ascendió y evitó ser un 'producto tóxico'

Ha sido una enorme satisfacción saber que el equipo del Atlético Escairón ha logrado ascender de categoría en el mundo del fútbol. La próxima campaña jugará en la Autonómica Preferente, donde compiten muchos clubes de localidades con mucha más población que la capital de O Saviñao. De hecho, el Lemos, el primer equipo por tradición de Monforte, podría perder la categoría en la que participarán los saviñádigos.

El pasado domingo, cuando se consumó el ascenso, los jugadores salieron corriendo del campo para bañarse en la fuente que hay en la Praza Maior. Lo hicieron con el beneplácito de sus aficionados por no haber elegido el estanque de los patos que hay en el antiguo lavadero de A Devesa, donde el color y el olor de las aguas podría compararse sin engaño alguno con los llamados ‘productos tóxicos’ financieros del tipo de preferentes y subordinadas que durante años vendieron los bancos.

Joaquín, alcalde, limpia el estanque, anda, por favor.

Gracias, Nazario Pin, por llenar el río Cabe de ocas y patos

El exalcalde de Monforte Nazario Pin va a pensar que tengo fijación con él, pues lo he nombrado varias veces en esta sección. No es un ‘déjà vu’, es que últimamente han surgido temas de actualidad, como lo de la comisión de investigación del agua, que implican nombrarlo, como esta temporada, cuando la primavera está en todo su esplendor, y se puede admirar el río Cabe a su paso por la ciudad lleno de nuevos inquilinos con forma de patos y ocas.

Fue Pin quien introdujo estos animales en el cauce para darle vida, unos más simpáticos que otros.

Con perdón, las ocas son un verdadero coñazo. Ladran más que los perros y los que por suerte vivimos al lado del río tenemos que padecer sus gruñidos estentóreos a horas poco apropiadas, por no hablar de lo agresivas que se muestran estas aves cuando están en el medio del paseo fluvial, en lo que consideran su territorio, y pasa algún confiado caminante. Animadversión aparte, habría que controlar su población, si no cualquier día dicen: «El río es mío».

(Publicado en la edición impresa el 10 de mayo de 2014)

Participación ¿ciudadana?
Comentarios