Miércoles. 22.11.2017 |
El tiempo
Miércoles. 22.11.2017
El tiempo

Palencia, otra prueba para el Breogán Candelas

Lezkano habla con Stainbrook
Lezkano habla con Stainbrook
El escolta italo-brasileño Danilo Fuzaro jugará este martes sus primeros minutos con el conjunto que entrena Natxo Lezkano

El Cafés Candelas Breogán, tras los dos encuentros disputados el pasado fin de semana, afronta una semana en la que disputará tres encuentros, dos de ellos en Lugo -los próximos viernes y domingo- y correspondientes al Torneo Lugo é Básket que, con la participación de Leyma Coruña y Ourense Baloncesto, no solo determinará el campeón del evento sino que también decidirá que dos equipos jugarán en Marín, el día 22 de septiembre, para clasificarse para la final de la Copa Galicia, a la que el Obradoiro ya está clasificado «de oficio».

Este periplo del conjunto lucense dará inicio esta tarde, 20.30 horas en el Pabellón Mariano Haro de Palencia, con el enfrentamiento ante el Chocolates Trapa Palencia.

En este encuentro se producirá el debut con la camiseta celeste del escolta italo-brasileño Danilo Fuzaro Siqueira que el lunes pasó el reconocimiento médico para, inmediatamente después, incorporarse a la disciplina breoganista.

Aunque el partido de esta tarde no deja de ser un amistoso más de pretemporada y por lo tanto el resultado carece de ningún tipo de valor, la derrota sufrida por el Breogán el pasado domingo en Burela ante el Unión Financiera Oviedo (73-87), y en especial la pésima puesta en escena- en el primer cuarto los lucenses habían encajado 34 puntos- obligará a los de Natxo Lezkano a ofrecer una imagen más favorable, en especial en cuanto a dedicación y atención defensiva.

Y el Breogán tiene una buena oportunidad para, aún con todos los desajustes propios de este período de preparación, ofrecer una cara muy distinta, entre otras cosas porque el rival es de entidad, el Chocolates Trapa Palencia es una plantilla que vuelve a aspirar a lo máximo.

Los cambios en el conjunto castellano fueron numerosos con respecto al equipo que la pasada temporada cayó en la final de los play off ante el San Pablo Inmobiliaria de Burgos. La primera variación se produjo en el banquillo, ya que el asturiano Joaquín Prado, el año pasado en el Navarra y los anteriores en Lleida, será el máximo responsable.

Con respecto a la plantilla sólo continúan dos jugadores, y los dos más veeteranos, el pívot estadounidense Lamont Barnes y el ala-pívot Urko Otegui con 38 y 36 años de edad respectivamente.

El juego interior, lo completan con el serbio Nikola Cvetinovic, jugador que ya conoce la liga tras su paso en la pasada temporada por el Araberri y en la temporada 2014-15 por el Oviedo y el estadounidense Dartaye Ruffin, un pívot que en los tres últimos años jugó la liga sueca con el Nässjo Básket.

La posición que podría generar más dudas para un equipo que aspira a todo, es la de base. A Dani Rodríguez (ahora en Melilla) y a Josep Pérez (que jugará en el Prat) los sustituye el ex jugador del Clavijo Quique Garrido y el joven bosnio Sari Campara. Este ex jugador de las categorías inferiores del Real Madrid fue el máximo anotador del último europeo sub-18 y actualmente pertenece al Andorra que accedió a cederlo al conjunto castellano. A los 18 años y a pesar de su indudable proyección, no deja de ser una incógnita su rendimiento en una competición como la LEB Oro.

Para completar el juego exterior, el Palencia optó por jugadores conocidos, el escolta Bryce Pressley (Clavijo) y los aleros Jordi Grimau (Estudiantes), Sergi Pino (Gipuzkoa) y Carlos Toledo (Cáceres).

Palencia, otra prueba para el Breogán Candelas