domingo. 05.12.2021 |
El tiempo
domingo. 05.12.2021
El tiempo

No somos nadie, y bajando

NO HAY NOVEDADES en el último padrón municipal de habitantes, el correspondiente al 1 de enero de 2012, aprobado por el consejo de ministros el 21 de diciembre... o sí las hay. Los periódicos recordamos que nunca Lugo estuvo menos poblada que ahora, al menos desde que hay datos oficiales (mediados del siglo XIX), y constatamos el alarmante descenso de población en todos los municipios, a excepción de los siete magníficos de siempre: cinco costeros (Burela, Foz, Ribadeo, Viveiro, Xove), la capital y la aledaña Outeiro de Rei. Hasta ahí, lo habitual, incluidas las pequeñas variaciones en la lista de los que se salvan de la quema, a la que a veces se suman Rábade y Sarria.

Sí constituye cierta novedad que Xove sea de los que ganan población (16 habitantes), pues en los últimos años se había habituado a perderlos. Es quizás la Crisis la que justifique la buena situación de Xove, sede de la mayor industria lucense: quizás Alcoa haya actuado como imán para parados.

La Crisis podría justificar este nueva caída de población si no fuera porque es el habitual. Pero el cotejo con otros datos hace que ese padrón sea incluso más alarmante. Para empezar, nunca la provincia de Lugo había perdido tantos habitantes en lo que va de siglo: ese 0,75 por ciento de diferencia negativa entre 2012 y 2011 pone de manifiesto una aceleración en el decrecimiento. Es decir, Lugo ‘adelgaza’ cada vez más: un 0,10 en 2009; un 0,56 en 2011. A cambio, en la capital y en los otros que ‘engordan’ se nota el efecto contrario: crecen, pero cada vez menos. Hasta el 2010, Lugo municipio había ganado alrededor de un uno por ciento de vecinos cada año. En el 2011 el aumento fue del 0,38; en el 2012 tampoco llegó al medio punto (concretamente, 0,45). Es decir, podría llegar un momento en que la capital, que es el principal engordador de las cifras absolutas (ningún otro sube más de cien habitantes), no gane casi nada, y entonces la población provincial se reducirá aún más.

El repaso de los doce padrones enciende más alarmas: desde 2001 a 2012, diez municipios han perdido una cuarta parte de su población o más. De ellos, dos, Muras y Navia de Suarna, pasan del 30 por ciento. En este período, la provincia ha cedido un 4,18 por ciento de sus habitantes.

Las proyecciones del INE y su homólogo gallego, el IGE, ahondan en esa tremenda tendencia, porque pronostican que Lugo tendrá 311.000 habitantes en 2022. Es decir, tendrían que ‘desaparecer’ 3.700 lucenses cada año de los próximos diez.

Todo esto podría parecer uno de mis típicos y farragosos tostones estadísticos si no fuera por las repercusiones. Para empezar, cada vez hay menos gente para pagar tributos. El descenso de habitantes acarrea una menor aportación del Estado, con lo que los ayuntamientos tienen menos fondos para servicios y, por tanto, menos atractivos para captar población.

Y a expensas de lo que decidan el PP y el PSOE sobre la reforma municipal, y esperando al padrón de 2013 (que seguramente será la base para las elecciones de 2015), las cifras también tienen repercusiones políticas: si no cambia la ley, A Pobra de Brollón perdería dos concejales; a cambio, en un hecho inusitado en Lugo desde el siglo pasado, dos municipios ganarían ediles: Ribadeo, cuatro; Outeiro de Rei, dos.

Por tanto, los nubarrones demográficos sobre Lugo son cada día más negros y a veces parecen augurar la muerte de esta provincia, una mortalidad (elevada, en contraste con la escasa natalidad) que explica en parte este fenómeno. Si hubiera menos funerales y más bautizos, seguramente nos iría mejor. Pero, como se dice en esos mismos funerales, no somos nadie; y cada vez somos menos.

COMARCA DE LUGO. Planes para obras que ¿se ejecutarán?

Es muy interesante el plan sectorial de la red viaria de Lugo y su contorno que la Xunta tiene a consultas de las administraciones desde comienzos de año. Como todos los planes, contiene unas interesantes líneas de actuación, que ponen de relieve la importancia que tienen unas buenas comunicaciones en torno al que es uno de los principales polos económicos de la provincia, su capital. Y presentar el plan en plena época de recortes es todo un modelo de valentía... si no fuera porque en ningún momento se habla de obras o presupuestos. Es decir, es casi como un plan estratégico, una cosa que queda muy bien, muy bonita pero que, a la larga, se traduce en unas contadas realizaciones.

SAREB. Viviendas símbolo

Lo que va a gestionar en Lugo el ‘banco malo’ es todo un símbolo de cómo discurrieron otros tiempos no tan lejanos. La Sareb va a intentar colocar (o deshacerse de) complejos como el de 572 viviendas que lleva años parado en San Cibrao. El paisaje y la economía española van a estar durante años recordando esas épocas de neodesarrollismo.

paseo del Rato


La inquietante vecindad

Dicen los especialistas que los árboles sufren en contacto con el hombre: que no están hechos para el cemento y la ciudad. Ni siquiera son ajenos a esto árboles situados en zonas periurbanas, como la del Rato en Lugo, en la imagen. El mal estado de varios de estos ejemplares ha llevado a la Diputación a acometer una tala, que viene siendo una especie de eutanasia para seres vivos que, de otra forma, se hubieran caído con el viento o corroídos por la vejez. A ellos, siempre tan agradables y silenciosos, los queremos próximos, pero no siempre es buena idea. SEBAS SENANDE

PINCELADAS

Empleo. La necesidad (y la parquedad de fondos de la Xunta para talleres de empleo) está generando grandes amistades entre ayuntamientos.

Fiesta. Es llamativa la reiteración de la Xunta en negar ampliaciones horarias en Ribadeo que luego debe admitir in extremis.

Motor. Curioso protagonismo de los coches en torno a fin de año: quemados en Ribadeo, estrellados en Monforte.

O RECORTE. Non tirar ren
El Progreso, 3-1-2013, p. 17A empresa demostra a importancia de gardar as cousas para cando veñan mellor dadas. Que non che queren un salto eléctrico? Pois gárdalo e recupéralo dez anos despois, ou corenta, como xa se fixo nalgún outro concello. A idea pódese aplicar doutra forma: por exemplo, retomar o ferrocarril Lugo-Ribadeo proxectado no XIX, ou gardar os pantalóns de campá, que seguro que volven algún día (ai, xa volveron?). Gárdao todo: quen sabe, igual algunha xuíza cho pide, como ben saben os da Pokemon, ou quizais xa non haxa quen proteste contra o encoro porque a vida obrigouno a emigrar.

No somos nadie, y bajando
Comentarios