Necesidad y solidaridad

EL REPORTAJE DE SABELA CORBELLE, que abre las páginas de Lugo, presenta las dos caras de la crisis: la necesidad extrema que alcanza a muchas familias y el comportamiento solidario de muchos vecinos a través de organizaciones como Cáritas, Banco de Alimentos o Cruz Roja. Y hay también, no contabilizadas, prácticas solidarias directas en las que la mano izquierda no sabe lo que hace la derecha, para hablar de la discreción en términos evangélicos. Hemos de celebrar que la sociedad sea solidaria pero hemos de ser conscientes de que el problema que busca amortiguar esa solidaridad solo se resolverá por la vía de la generación de empleo, de actividad económica y de políticas sociales que alcancen a quienes corren riesgo de quedar al margen. Este es el objetivo irrenunciable: activar la economía para que sea real el derecho a una vida digna. Son compatibles la solidaridad en forma de donativos, ayudas y voluntariado, con la solidaridad que busca activamente el cambio de tendencia de la realidad con la acción económica, la política o la acción social. 

EL TEMOR

La puesta en libertad de violadores y asesinos reincidentes crea alarma. El problema hay que enfocarlo en la vertiente jurídica y en la psicológica. Es el planteamiento que, bajo el título de ‘Desportegidos ante el monstruo’ que escribe Miguel Olarte, se afronta en el debate de este lunes, con Roberto Raposo Celeiro, jurista del Cuerpo Superior de Técnicos de Instituciones Penitenciarias; María José Jiménez Rey, especialista en psicología clínica y jurídica, y Yolanda Ferreiro Vázquez, criminóloga y piscóloga del Cuerpo Superior de Técnicos de Instituciones Penitenciarias. Es una visión de especialistas, plural y necesaria.

Comentarios