La Ribeira Sacra aspira a que Nápoles sea su escaparate en Italia

¿Por qué desperdiciar los lazos históricos y artísticos que Monforte tiene con la ciudad italiana de Nápoles si pueden servir para entablar una relación cultural que sirva para promocionar la ciudad del Cabe y, sobre todo, la Ribeira Sacra en el país transalpino?

Eso es lo que ha pensado el Ayuntamiento monfortino, que desde hace dos años busca la mejor fórmula posible para convencer a los representantes de los napolitanos de que sería beneficioso para ambos llevar adelante proyectos culturales conjuntos.

La relación de Monforte con Nápoles se remonta al siglo XVII, cuando hasta tres condes de Lemos fueron virreyes de esta ciudad-estado, donde dejaron una importante huella.

Fernando Ruiz de Castro, sexto conde de Lemos, fue nombrado virrey por Felipe II en el año 1599. A su llegada al reino napolitano inició las obras de construcción del Palacio Real, hoy en día uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad.

Su inesperada muerte en el año 1601 dejó el virreinato en manos de su segundo hijo, Francisco Fernández de Castro, desarrollando el cargo en funciones hasta 1603, cuando fue sustituido por el conde de Benavente.

El tercer virrey fue el primogénito de Fernando Ruiz, Pedro Fernández de Castro, séptimo conde de Lemos, que ocupó el cargo entre 1610 y 1616. Éste ejerció como gran mecenas tanto en Monforte como en Nápoles. Continuó la obra del Palacio Real y mandó construir la universidad, además de ordenar grandes obras de saneamiento en la ciudad. También fomentó tertulias literarias y dotó a Nápoles de una gran biblioteca, encargando comprar todos los libros raros y antiguos que se encontrasen sin escatimar gastos.

Hermanamiento
Todos estos vínculos de la casa de los Lemos con Nápoles aparecen recogidos en un amplio informe realizado por la Irmandade da Ribeira Sacra. En él figuran aspectos de la historia monfortina y napolitana, la relación entre la corona de España e Italia, con especial atención a los virreinatos que ostentaron los Lemos; y sobre el rico patrimonio artístico y documental de origen italiano que se guarda en el museo de arte sacro existente en el convento de las Madres Clarisas.

Además, en octubre del 2007, una representación de la Irmandade da Ribeira Sacra, con Isabel Aguirre de Urcola a la cabeza, había acudido a Nápoles con el fin de entablar contactos que permitiesen un hermanamiento. Recibidos por el vice síndico (primer teniente de alcalde) de la ciudad italiana, éste les conminó a preparar un informe.

Alternativa
Sin embargo, la unión entre las dos ciudades fue casi descartada por el alcalde monfortino, el nacionalista Severino Rodríguez, tras mantener una entrevista en la casa consistorial con el vicecónsul de Italia en A Coruña, Francesco Milani.

Rodríguez había comentado que además de ser necesaria la existencia de una relación cultural e histórica con la ciudad con la que se pretende el hermanamiento se tiene en cuenta el tamaño de ambas localidades.

Por ello, y como alternativa, pensó en otra iniciativa, consistente en participar en el programa de la Unión Europea Europa con los ciudadanos, que busca, entre otros objetivos, favorecer la diversidad cultural e intercambiar experiencias.

Severino Rodríguez consideró que este plan podría servir para dar a conocer Galicia, la Ribeira Sacra y Monforte en Italia. Para ello se programarían experiencias de colaboración a nivel cultural, histórico y turístico, entre otras, en especial con Nápoles, idea que al vicecónsul italiano le pareció correcta.


(Visita del vicecónsul de Italia al museo de arte sacro de las clarisas de Monforte. Foto: EPL)

Nuevos contactos
Ahora, la primera teniente de alcalde de Monforte y responsable del área de turismo de la Diputación de Lugo, María Xosé Vega Buján, quiere revitalizar este proyecto de intercambio cultural.

Para ello se ha desplazado a Nápoles, donde retomará los contactos con diferentes autoridades para ver las posibilidades de llegar a algún entendimiento.

En aquellas iniciativas que pudiesen realizarse, además del Ayuntamiento monfortino, participaría el organismo provincial, según declaró el regidor Severino Rodríguez.

Entre otros, se cuenta con el apoyo de Giovanni Muto, catedrático de Historia en la Universidad Federico II de la ciudad napolitana, que en septiembre del 2007 estuvo en Monforte para participar en un curso de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo sobre el legado de los condes de Lemos.

Éste fue el que consiguió la entrevista de los representantes de la agrupación Irmandade da Ribeira Sacra con el primer teniente de alcalde de Nápoles. La comisión, encabezada por Isabel Aguirre, había vuelto muy ilusionada del encuentro.

Mhabes
Monforte solamente se ha hermanado en una ocasión. Fue a principios de los años 90 del siglo pasado, cuando, a instancias de la asociación de solidaridad Salvador Allende, el pleno de la corporación había acordado hermanarse con el campo de refugiados saharauis de Mhabes, en la zona argelina de Tinduf.

Casi veinte años después, las relaciones del pueblo monfortino con los saharauis refugiados ha sido prácticamente nula.

Las mayores aportaciones fueron realizadas a lo largo de todo este tiempo por los miembros de Salvador Allende, colectivo que llegó a presidir Severino Rodríguez Díaz, actualmente alcalde de Monforte.

Comentarios