Sábado. 17.11.2018 |
El tiempo
Sábado. 17.11.2018
El tiempo

Lugo y Ourense, escenarios principales de la batalla electoral por la Xunta

C:Documents and SettingsjduranMis documentosMis imágenesMis imágenesEncuesta_1M_1.JPG
C:Documents and SettingsjduranMis documentosMis imágenesMis imágenesEncuesta_1M_1.JPG

Si las elecciones autonómicas gallegas se celebrasen hoy, el actual bipartito estaría en condiciones de repetir gobierno, según se desprende de la encuesta que publica el Grupo El Progreso, realizada por Obradoiro de Socioloxía e Estudio Indaga. La coalición que formarían PSdeG y BNG contaría además con una mayoría aún más sólida, al sumar dos diputados a los 38 actuales. Esos dos escaños procederían de las provincias de Lugo y Ourense, donde se concentrarían las únicas posibilidades de cambio en la correlación de fuerzas.

Sin embargo, otra de las conclusiones que se pueden sacar a la luz de los datos de este sondeo es que el resultado final está lejos de estar decidido: el PP todavía mantiene con mucha diferencia su condición de fuerza más votada de la comunidad, minimizando sus pérdidas teniendo en cuenta su posición de salida; el número de indecisos se suma a una elevadísima y altamente improbable participación, y los númerosesconden una considerable bolsa de voto oculto, que podría ir en su mayor parte a engrosar los apoyos del PP. Por tanto, las espadas siguen en alto.

La encuesta, no obstante, fue realizada entre el lunes y el jueves de la semana pasada, por lo que no contempla la influencia en el voto que han podido tener dos asuntos de calado: la marcha del cabeza de cartel popular por la provincia de Ourense, Luis Carrera Pásaro,
por problemas con la Hacienda Pública, y la supuesta trama de corrupción ligada al PP, en la que estaría implicado el ex secretario de Organización del PPdeG Pablo Crespo. Tampoco tiene en cuenta el voto de la emigración, si bien en esta ocasión la obligación de
validar la papeleta adjuntando el pasaporte hace pensar que la participación será mucho menor que otras ocasiones.

Lo que sí parece descartado de entrada es la presencia de otras fuerzas políticas en la vida parlamentaria gallega, ya que el número de votantes que se decantan en principio por esas opciones es ciertamente anecdótico. Sólo en la provincia de A Coruña se computa un respaldo apreciable a los partidos minoritarios, aunque de cualquier modo insuficiente.

Diputados
Independientemente de los factores de incertidumbre, los datos que arroja la encuesta son claros: el PPdeG perdería dos de los 37 diputados que tiene en la actualidad, uno en la provincia de Ourense y otro en la provincia de Lugo; los socialistas sumarían un escaño más por Ourense, con lo que alcanzarían los 26, mientras que el puesto en el Parlamento que los populares ceden en Lugo iría a parar al BNG, que sumaría 14. PSdeG y BNG estarían así en condiciones de repetir el bipartito, en esta ocasión con 40 de los 75 escaños posibles.

Por lo que respecta al porcentaje de votos, el sondeo realizado por Obradoiro de Socioloxía no refleja subidas o bajadas de gran magnitud. En principio, el PPdeG sería el único de los tres grandes partidos que perdería votantes en la cita del 1 de marzo, al cosechar un 43,2% de los votos, dos puntos menos que en las pasadas elecciones. Mientras, en el caso de socialistas y nacionalistas la acción de gobierno parece compensar cualquier posible bajada a causa de la actual situación económica o de las polémicas surgidas en el bipartito: el PSdeG sumaría el 32,5% de los apoyos, un 0,7% menos que hace cuatro años, y el BNG obtendría el 19%, apenas 0,3 décimas más.

El diferencial restante del voto se lo llevarían otros partidos, que suben del 1,8% que obtuvieron en 2005 a un 4%. No obstante, esta subida se anota en su práctica totalidad en la provincia de A Coruña, y se repartiría entre Esquerda Unida, el Partido Galeguista y
Unión, Progreso y Democracia.

Intención directa
Las cosas, no obstante, cambian sustancialmente cuando todos los datos anteriores se comparan con los obtenidos en la intención directa de voto, los que expresan los datos en bruto, sin efectuar ninguna atribución de voto al sector del electorado que se encuentra indeciso o a aquellos que ocultan el sentido de su voto.

En este caso, la encuesta refleja que la pérdida de porcentaje de voto del PPdeG se sitúa en el 6%, que beneficiaría en su mayor parte a los socialistas, ya que subirían sus porcentajes hasta en 4,4 puntos, lo que situaría casi empatados a ambos partidos. El BNG experimentaría una subida de 0,9, para quedarse en el 12,8.

El caso sin duda más espectacular sería el de Lugo, donde los datos de intención directa de voto reflejan una pérdida de casi 13 puntos del PP, lo que aprovecharía el PSdeG para crecer un 5%. Sin embargo, el BNG (al que las estimaciones otorgan el escaño que
el PP pierde en esta provincia) apenas subiría un 0,8.

No obstante, la proporción de quien no declara su voto a partidos o se decanta por la abstención es prácticamente la misma que la cifra de abstención en los comicios de 2005, en torno al 36%. Este dato hace que haya que mirar con mucho cuidado las cifras correspondientes a la participación que arroja la encuesta: un 78,6% de los consultados asegura que irá a votar, a lo que se añade un 9,3% que dice que probablemente lo hará.

Unos números claramente inalcanzables.

Tendencias
De todas formas, la diferencia más espectacular es la que se refleja en el apartado de tendencias —cuando se agregan las intenciones declaradas de voto a las simpatías de los indecisos—. En este caso, los populares obtendrían el 1-M un 35,1%, diez puntos menos que en 2005. Con sus seis puntos más, el PSdeG llegaría al 39,4, mientras que el BNG alcanzaría el 20%, un 1,3% más.

Estos datos vienen a reforzar la hipótesis de que en estos momentos existe en Galicia una tendencia evidente al voto oculto al PP, así como un sobredimensionamiento de las intenciones de voto a los socialistas. Sin embargo, todo apunta a que las cifras recogidas son bastante aproximadas a la realidad en cuanto a los nacionalistas.

Lugo y Ourense, escenarios principales de la batalla electoral por...
Comentarios