lunes. 01.06.2020 |
El tiempo
lunes. 01.06.2020
El tiempo

A Lucía no le faltó 'Compañía'

Es de bien nacido ser agradecido y el equipo de gobierno de Monforte le debe un ‘gracias’ bien grande a Lucía Pérez por revitalizar las fiestas. Las patronales de Monforte se hundieron en sábado por la noche, pero la de O Incio las levantó el domingo de madrugada con un concierto redondo. Quien suscribe no es muy dada a entusiasmos ni fan de la canción ligera, pero el entorno de los Escolapios estaba lleno, algo que hacía tiempo que no se veía, y Lucía no defraudó.

Acompañada de Chema Purón, su mentor, y de una banda de lo más animada, Lucía Pérez presentó un concierto perfecto en cuanto a planificación. Lo justo de canción lenta, algunos temas propios, varias versiones conocidas por todas la generaciones y, como no, los temas eurovisivos, tanto la balada que no pasó la criba del jurado como el ‘Que me quiten lo bailao’ con el que vibraron niños y mayores. La artista manejó el tiempo y la intensidad y la emoción fue en aumento a lo largo de la actuación.

De adolescente, Lucía Pérez bajó más de una vez de O Incio a la ciudad del Cabe para ver los conciertos de las patronales, pero la noche del domingo cambiaron las tornas y era ella la que estaba sobre las tablas. Cuando echó la vista al frente casi se marea al ver que el público llegaba al fondo de A Compañía y que el lateral del colegio de los Escolapios estaba lleno. Pero lejos de arrugarse sonrió y cantó; cantó con mucha humildad y más cariño.

Abrió concierto con un tema de su nuevo disco, la segunda melodía que interpretó se la dedicó a Galicia y la cuarta a su tierra, O Incio. Cuando entonó ‘Lela’, de Castelao, a más de uno se le pusieron los pelos de punta y no reparó en regresar al escenario cuando todo estaba apagado para repetir el ‘Que me quiten lo bailao’. Al finalizar firmó autógrafos, se hizo fotos con todo el que se lo pidió y no dejó de sonreír.

Vestida azul y rosa hizo las delicias de los presentes, enamoró a los más pequeños y emocionó a los abuelos. Se dejó la piel y allí nadie se movió hasta que sonó el último acorde. Incluso los más escépticos esos que dicen que su estilo musical no rebasará fronteras, le aplaudieron. Lo que consiguió Lucía en los Escolapios no es fruto del márketing; es el resultado de un trabajo intenso y de su pasión por la profesión.

Devoción

De madrugada, A Compañía se llenó de fans de Lucía y ayer por la mañana el protagonismo y la devoción se fue para la iglesia de San Vicente y para la virgen de Montserrat en la jornada más religiosa de todas las patronales.

El día 15 en Monforte es misa, vestido de punta en blanco y ofrenda floral a La Moreneta. Y allí estuvieron todos los ciudadanos de a pie y toda la plana política. Primero, el alcalde, Severino Rodríguez, y la titular de Cultura, Pilar López Martínez, entregaron a la patrona un centro de flores y después desfilaron los concejales de todos los partidos para ofrecerle cada uno su clavel, detrás de ellos fue el turno de los vecinos.

La jornada de ayer dio para mucho y en cuanto acabó la ceremonia de San Vicente comenzó en el entorno de la Praza de España el Día do Gaitei , en el que intervinieron una decena de grupos de baile y danza.

Hoy, el broche final de las patronales monfortinas, lo pondrán el baile de los mayores y la actuación de la Banda Crebinsky.

A Lucía no le faltó 'Compañía'
Comentarios