Losal fue la única empresa gallega presente en la feria internacional Modacalzado

López Otero, en su caseta expositora con el exportero Buyo. EPL
photo_camera López Otero, en su caseta expositora con el exportero Buyo. EPL

La empresa monfortina Losal, con más de cien años a sus espaldas de tradición zapatera, logró en la última feria internacional del sector celebrada en Madrid, Modacalzado, unos resultados que su gerente, Gonzalo López Otero, calificó de «magníficos por los contactos hechos con numerosos profesionales».

Losal acudió con muestras para la temporada otoño-invierno de 2012/2013, destacando un calzado que sobresale por la alta calidad de los materiales y su escaso peso, 100 gramos en el caso del destinado a las mujeres y de 120 para el destinado a los hombres.

López Otero destacó, además, que habían tenido «una gran aceptación los nuevos modelos que hemos diseñado para la gente más joven, tanto zapatos como botas, en todos los casos con membranas especiales para repeler el agua y que el pie transpire».

Losal fue la única empresa gallega dedicada a fabricación de calzado que estuvo presente en esta muestra internacional que junto a las otras dos que se celebran en Europa, las que tienen lugar en Dusserdolf (Alemania) y Milán (Italia), son las más importantes a nivel mundial.

El gerente de la firma monfortina comentó que el ferial de este año había sido «más pequeño en cuanto a volumen de visitantes, pero más interesante para nosotros, los fabricantes, porque se dieron cita numerosos profesionales, algo que nos ha servido, y hablo de nuestro caso, para ampliar mercado». En este sentido, dijo haber hecho un «interesante contacto con un distribuidor de calzado sueco». Losal ya vendía en países como Alemania, Francia e Italia, así como en algunos otros de Centroamérica.

Gonzalo López achacó el éxito a que dentro de su nuevo catálogo de productos hay «un calzado urbano para señora y caballero de sólo cien gramos de peso que llama la atención de numerosas empresas comercializadoras».

Según explicó el gerente de la factoría monfortina, los compradores tienen muy presente «el uso de materiales de primera calidad, al tiempo que saben que aplicamos la tradición zapatera de nuestra ciudad, como es el caso del cosido ‘good-year’, algo que ya casi no se utiliza; así como materiales de última generación, para conseguir un zapato cómodo, resistente y a la vez elegante».

Comentarios