lunes. 18.10.2021 |
El tiempo
lunes. 18.10.2021
El tiempo

Los vecinos conocerán en Alcoa el plan de evacuación mediante un simulacro

Arias, Bartolomé, Salgueiro, Rueda y Villares. JOSÉ Mª ÁLVEZ
Arias, Bartolomé, Salgueiro, Rueda y Villares. JOSÉ Mª ÁLVEZ

Con la presentación a los alcaldes de Cervo y Xove, para que lo incluyan en sus planes locales de emergencia, se inició ayer la puesta en marcha del plan exterior de emergencias para el embalse de lodos rojos de Alcoa, un proyecto elaborado por la Xunta de Galicia con el que se busca minimizar los daños personales, materiales y medioambientales en caso de una hipotética rotura del depósito. El Gobierno gallego confía en que la implantación sea total en verano, una época en la que se prevé llevar a cabo un simulacro de actuación, con evacuación de población incluido.

Hasta esa fecha el plan, que ya fue aprobado de forma definitiva en el Consello de la Xunta del pasado jueves, será presentado al resto de autoridades, cuerpos de seguridad y personal de emergencias, incluidos los bomberos de los dos parques que se pusieron en marcha en Viveiro y Barreiros, además de divulgarlo entre la población, con el fin de que todos sepan actuar llegado el momento. A ello se sumará la colocación de unas sirenas en Alcoa que serán las que den la voz de alerta en caso de siniestro.

Dependiendo de la gravedad del mismo, el plan exterior contempla diversas actuaciones, llegando en el caso más grave a incluir el traslado de la población a un lugar seguro y el control de las carreteras de acceso para evitar la entrada de personas y vehículos. «A mellor resposta ante as emerxencias é a prevención», recordó Alfonso Rueda, conselleiro de Presidencia, que ayer se desplazó a Xove para darlo a conocer personalmente, en un acto en el que estuvo acompañado del director de la factoría de Alcoa en San Cibrao, Rubén Bartolomé, y del director xeral de Emerxencias e Interior, Santiago Villanueva, que fue el encargado de dar detalles pormenorizados del proyecto, el décimo realizado por la Xunta.

La puesta en marcha de este plan, que se completa con el interior con el que ya cuenta la empresa desde 2002, es un trámite que marca la Administración, pero que en el caso de Alcoa se aceleró tras el suceso de 2010 en Hungría, con la rotura de un depósito de lodos rojos, que provocó víctimas mortales. Un suceso que generó incertidumbre en la zona, pero en el que ayer todos insistieron en la imposibilidad de un siniestro similar en Lago, donde está ubicado el depósito mariñano. Los materiales empleados para su fabricación y la propia composición de los residuos nada tienen que ver en un lado y otro «y aquí sería imposible imágenes como las de Hungría con ríos de lodos rojos por las calles», aseveró Bartolomé.

No contaminantes

El director de Alcoa explicó que el almacén de Xove está mayoritariamente formado por barro compactado, que se acumula en el fondo del depósito, bajo una capa semipastosa, y sobre la que hay apenas medio metro de agua. Estos residuos corresponden al sobrante de la bauxita, a la que debe su color rojizo, tras la extracción de componentes para la fabricación de alúmina que se trata en la refinería de San Cibrao; unos restos que tienen la calificación de no contaminantes, aseguró.

A ello, se suman los severos y minuciosos controles que se llevan a cabo de forma diaria y mensual para controlar el dique y su contenido, además de la toma de muestras del subsuelo para comprobar que no se produzcan filtraciones, a pesar de que el suelo es impermeable. Estos controles «nunca han dado como resultado una situación anómala», recordó Rubén Bartolomé.

El embalse se creó en 1979 y, con las características actuales, tiene una vida útil hasta el año 2034. Ocupa una longitud de 1.128 metros con dos diques, un principal y otro exterior, que cuenta a su vez con dos vertientes. Anualmente, recibe una media de 0,69 hectómetros cúbicos de residuos, siendo de cerca de 42 la capacidad máxima de almacenaje del embalse.

El alcalde de Xove, Demetrio Salgueiro, aprovechó para mandar un mensaje de tranquilidad a la población y evitar situaciones de alarma. En este sentido, coincidió con el conselleiro en que lo mejor de los planes de emergencia es no tener que llegar a usarlos, pero hay que estar preparados con las medidas necesarias.

APROVECHAMIENTO
Varias ideas para reciclar, pero sin futuro concreto

El aprovechamiento de los lodos rojos es algo en lo que trabaja Alcoa desde hace tiempo; de hecho, hace años se usaron para hacer ladrillos refractarios pero la demanda no fue suficiente para continuar el proyecto. Ahora, se estudian varias ideas para nuevos usos, pero de momento sin nada concreto, avanzó el director del complejo.

Carreteras

En otros países, como en Australia, se usa para el relleno de carreteras, algo que tampoco se contempla para esta zona.

Los vecinos conocerán en Alcoa el plan de evacuación mediante un...
Comentarios