Los submarinistas realizarán su primera inmersión al pecio

Los buceadores de Salvamento Marítimo y de la Guardia Civil se disponen a realizar en breve la primera inmersión hasta donde está posado el pecio del Mar de Marín, el pesquero que naufragó el pasado lunes en la Ría de Vigo tras colisionar con un buque de transporte de vehículos.

Así lo ha confirmado el jefe de coordinación de Salvamento Marítimo en Vigo, José María Suárez-Llanos, quien ha destacado que las condiciones meteorológicas son más favorables y "tranquilas" en comparación con las jornadas precedentes; así como ha detallado que las inmersiones las realizarán por tandas ocho buceadores con la ayuda de una campana húmeda.

El barco Don Inda de Salvamento Marítimo llegó ayer a la zona para iniciar los trabajos previos para la inmersión del robot que llevaba a bordo. Gracias a ellos se sabe que los restos de la embarcación están adrizados, es decir, que no se ha escorado al posarse en el fondo del mar, aunque está envuelto en una maraña de aparejos y cabos y la visibilidad es muy reducida, lo que dificulta la labor de los buceadores.

Al estar dotado con equipos de iluminación, el robot pudo realizar su inmersión durante la noche hasta el punto exacto donde se encuentra el pecio, a 57 metros de profundidad y a una distancia de 1,4 millas al sureste del islote de Boeiro, al sur de las Islas Cíes. [CONSULTA AQUÍ CÓMO FUNCIONA EL ROBOT]

Paralelamente, se han retomado a primera hora de la mañana las labores de búsqueda en superficie y desde el aire y está previsto que a lo largo de la jornada se vayan turnando los helicópteros de Salvamento, Xunta y Guardia Civil y, posiblemente, de la Policía Nacional, y por mar, las embarcaciones de la Armada, la Xunta, Salvamento y la Guardia Civil.

Ayer, el jefe de coordinación de Salvamento Marítimo advertía que los buceadores solo bajarían al pesqueiro si estaba garantizada su seguridad..

Acerca del rescate de los marineros desaparecidos, también Suárez-Llanos ha explicado que la búsqueda en superficie se ha desplazado a las bocanas de las Rías de Pontevedra y de Arousa porque "muy probablemente" los cuerpos pueden haberse desplazado a esa zona. Ha comentado que en la playa de A Lanzada se encontró "algún" traje de supervivencia y un cartón de tabaco, y que estos objetos podrían pertenecer a los desaparecidos.

La búsqueda de Manuel Domínguez Mallo, vecino de Marín, y Alexander Nketiah, originario de Ghana, se centró ayer, primer día después de la tragedia, en el sureste, este y nordeste de las islas Cíes.

Desde primera hora de esta mañana, seguían rastreando el entorno de Ons la embarcación Ría de Vigo y el helicóptero Pesca I, y a lo largo de la jornada se irán incorporando más efectivos.

El desplazamiento del ámbito de la búsqueda se ha hecho en función de los modelos de predicción de corrientes, detallan las fuentes de Salvamento, que precisan que las condiciones del mar siguen haciendo inviable, de momento, la inmersión de los buceadores hasta donde se encuentra el pecio, a unos 57 metros de profundidad.

Por ello, además, Salvamento Marítimo ha realizado avisos de navegación para que los buques que transiten por la zona de búsqueda extremen la vigilancia.

Los efectivos en superficie son, por aire, el Helimer 203 de Salvamento, otro helicóptero de la Policía Nacional, y posiblemente hoy se incorporen, ha dicho Suárez-Llanos, uno de la Guardia Civil y otro del Servicio de Vigilancia Aduanera.

En el mar, en las proximidades del barco hundido continúan el Ría de Vigo, el Serra Barbanza y la Salvamar Mirach y esta misma mañana se ha sumado el patrullero Tabarca, un buque de la Armada.

El jefe de la base logística de Salvamento en Fene, A Coruña, Marcos Riestra, ha comentado que la idea es ahora "hacerse una composición de lugar para ver cómo se puede trabajar".

La colisión entre el Mar de Marín y el Baltic Breeze, un mercante de bandera de Singapur que transporta vehículos, se produjo a las 2.45 de la madrugada del martes, cuando el pesquero regresaba al caladero de Muxía, A Coruña,tras descargar sus capturas en el puerto de Vigo.

Como consecuencia del impacto, el pesquero, con veinticinco años de servicio, se hundió y el pecio fue localizado a 57 metros de profundidad y a una distancia de 1,4 millas al sureste del islote de Boeiro, al sur de las Islas Cíes.

Solo cinco de los diez tripulantes del Mar de Marín consiguieron subirse a las balsas.

Como avanzamos, estos supervivientes han comenzado a prestar declaración en las dependencias de la Guardia Civil de Vigo, donde responderán a las preguntas de los agentes de la Policía Judicial encargados de la investigación del caso.

De ello ha informado el gerente de la Asociación de Armadores de Buques de Pesca de Marín, Juan Carlos Martín, quien ha indicado que está previsto que posteriormente den su versión ante la comisión de investigación de accidentes marítimos, un organismo independiente aunque adscrito al Ministerio de Fomento.

Más en Noticias
Comentarios