sábado. 06.06.2020 |
El tiempo
sábado. 06.06.2020
El tiempo

Los retablos de San Vicente llevan dos años bajo llave

Labores de restauración del retablo del Cristo (Foto: AEP)
Labores de restauración del retablo del Cristo (Foto: AEP)

El Obispado de Lugo espera respuesta de la Dirección Xeral de Patrimonio de la Xunta de Galicia para que apoye económicamente la colocación en la iglesia de San Vicente do Pino de Monforte, recientemente restaurada por este organismo, dos retablos de gran valor artístico que habían sido rehabilitados hace dos años y que desde entonces están guardados a buen recaudo en un lugar desconocido de la ciudad del Cabe.

El responsable del patrimonio artístico del Obispado y expárroco de San Vicente, César Carnero, indicó que hace un mes que se le remitió a la Dirección Xeral de Patrimonio una solicitud de entrevista para tratar el asunto de la reinstalación de los retablos, el del Cristo y el de San Benito; pero que todavía no se había obtenido respuesta.

Carnero añadió que se le ha mandado una segunda comunicación, en este caso adjuntando un proyecto detallado sobre las labores de colocación de las piezas y su valoración económica, que asciende a 12.000 euros.

A juicio del sacerdote, se trata de «unha cantidade, según pensamos, máis que asumible, máxime cando foi Patrimonio o que no seu día acordara restaurar os retablos, traballos nos que se invertiran máis de 50.000 euros».

El problema de colocar el Cristo y San Benito en el templo es que se trata, añadió César Carnero, de una labor complicada y precisa que necesita ser llevada a cabo por un equipo de profesionales en la materia.

La iglesia

La diócesis lucense se había mostrado hace dos meses muy satisfecha «co bo traballo feito na igrexa de San Vicente do Pino», donde la Consellería de Cultura invirtió 400.000 euros en la ejecución de una primera fase de restauración del templo que se prolongó durante un año.

Las tareas consistieron en actuar sobre el crucero, así como en limpiar la carpintería, rejas, vidrieras y otros elementos artísticos, además de actuar sobre el pavimento, las paredes y el sistema eléctrico de esta zona de la iglesia.

También se procedió a la apertura de una antigua puerta, hasta ahora tapiada, para facilitar el acceso al templo desde la plaza Luis de Góngora a personas con problemas de movilidad.

Ahora, el objetivo que se ha marcado el Obispado es llevar adelante una segunda fase de restauración de la iglesia de San Vicente do Pino a lo largo de 2012. El responsable del patrimonio artístico de la diócesis lucense indicó que se ha decidido que el arquitecto que diseñó el plan de la primera intervención se encargue de redactar el proyecto antes de que finalice este año.

Los retablos de San Vicente llevan dos años bajo llave
Comentarios