Viernes. 16.11.2018 |
El tiempo
Viernes. 16.11.2018
El tiempo

Los policías tendrán etilómetros y vigilarán para evitar botellones

Junta local de seguridad celebrada en el consistorio ribadense.
Junta local de seguridad celebrada en el consistorio ribadense.
El subdelegado del Gobierno en Lugo, Ramón Carballo, y el alcalde ribadense, Fernando Suárez, presidieron la junta local de seguridad, en la que destacaron un descenso de los delitos

El subdelegado del Gobierno en Lugo, Ramón Carballo, y el alcalde ribadense, Fernando Suárez, presidieron en la villa la junta local de seguridad a la que asistieron representantes de la Policía Autonómica, de la Local, de la Guardia Civil, del Subsector de Tráfico, así como también la jefa de la unidad contra la violencia sobre la mujer del departamento gubernamental lucense, Ana Belén Pacio. La violencia machista es uno de los problemas que más preocupan y el regidor convocará en breve a los miembros de la mesa de coordinación policial para abordar el problema. Aparte, Suárez avanzó al término del encuentro que los agentes municipales dispondrán de un etilómetro.

Este nuevo equipo, que se viene a sumar al sonómetro o medidor de ruidos y al detector de chips en mascotas, permitirá agilizar los trámites en caso de accidentes en el casco urbano para no tener que aguardar, como pasaba hasta el momento, por la llegada de los agentes de Tráfico que sí disponían del etilómetro.

También se retomará con Tráfico la campaña de prevención de viandantes, para que sobre todo los mayores lleven chaleco cuando caminen por la noche por lugares sin arcén o sin aceras.

BOTELLÓN. El alcalde de Ribadeo expresó su preocupación por el consumo de bebidas alcohólicas entre los más jóvenes. En este sentido, las fuerzas del orden se comprometieron a vigilar especialmente la venta de esta sustancia a los jóvenes, así como la organización de botellones. « A Policía Autonómica vai redobrar esforzos sobre a venda de alcol a menores», rubricó Suárez.

Los asistentes a la junta de seguridad informaron, entre otros asuntos, acerca de las acciones desarrolladas este curso para mejorar la convivencia y la seguridad en los centros de enseñanza. En el marco del plan de la Guardia Civil, en Ribadeo se impartieron dos charlas sobre el peligro del alcohol y las drogas.

Pese a que Ribadeo es uno de los concellos más habitados de la Costa, con más movimiento comercial y hostelero y por tanto, más atrayente para los delincuentes, el subdelegado del Gobierno y el alcalde analizaron la evolución de los actos delictivos registrados durante el último año.

DELITOS. Concluyeron que se aprecia «unha notable redución da delincuencia» con respecto al ejercicio anterior: «Esta sitúase por debaixo da media galega».

Destaca especialmente, según la Subdelegación del Gobierno, «a baixada dos delitos contra o patrimonio, que se reduciron a máis da metade con respecto á anualidade anterior».

La cifra de delitos contra el patrimonio se redujo a la mitad. La Guardia Civil detuvo a 47 personas e investigó a 16 en el 2016

«A pesares diso -matizan- este tipo de delitos segue a ser o que presenta unha maior incidencia na localidade e afecta especialmente a establecementos comerciais e a segundas residencias».

Con el objetivo de seguir aminorándolos, los cuerpos de seguridad con presencia en el municipio seguirán trabajando coordinadamente, tanto en la prevención, como en la resolución.

Además, según las estadísticas oficiales de la Guardia Civil, el año pasado en Ribadeo se redujeron a más de la mitad los delitos contra las personas -con menos de una denuncia al mes por este motivo en 2016- . También fueron menos los relacionados con la seguridad colectiva, es decir, los que atentan contra la salud pública o contra la seguridad vial. En cambio sí aumentó significativamente el esclarecimiento de los actos delictivos y las detenciones practicadas. Los agentes detuvieron en ese periodo a 47 personas e investigaron a otras 16.

MACHISMO. Los presentes revisaron el protocolo entre la Policía Local y la Guardia Civil para el seguimiento de las víctimas de violencia de género, al que el Concello se adhirió en 2012. Se trata de velar por el cumplimiento de las medidas de protección. «Si hai casos en Ribadeo e hai que facerlles un seguimento», sostuvo Barcia.

Los policías tendrán etilómetros y vigilarán para evitar botellones
Comentarios