Los monfortinos acabaron en dos horas con un millar de roscas de San Antonio

Un ramista de las fiestas vendiendo roscas benditas. Foto: TOÑO PARGA
photo_camera Un ramista de las fiestas vendiendo roscas benditas. Foto: TOÑO PARGA

Los monfortinos volvieron a demostrar su compromiso y fidelidad con uno de los festejos más antiguos de la ciudad, el que se celebra en el entorno de la casa consistorial con motivo del día en honor a San Antonio. La comisión que fue capaz de organizar unas fiestas, que se iniciaron el jueves y terminarán mañana, con tan solo 15 días de margen estaba ayer totalmente asombrada con al respuesta ciudadana, sobre todo por haber vendido en el plazo de dos horas, entre las diez y las doce de la mañana, un millar de roscas de dulce benditas. Todos los que adquirieron una se llevaron de regalo una placa ornamental por gentileza de la empresa A Campiña.

Por la tarde, fueron cientos

Consiga AQUÍ la información completa

Comentarios