Los mariscadores alertan del riesgo del vertido y apuntan que este espacio se encuentra ''muy deteriorado''

El presidente de la Cofradía de Mariscadores a Pé de A Coruña, Manuel Baldomir, ha advertido este viernes del riesgo que representa el nuevo vertido que ha sufrido la ría de O Burgo, y ha recordado que este espacio se encuentra ya "muy deteriorado".

Baldomir ha reclamado a la Xunta de Galicia un "plan especial" para la ría de O Burgo así como que se recoja el nuevo vertido con todas las garantías para que la ría pueda ser reabierta al marisqueo.

Un vertido de queroseno que esta madrugada ha alcanzado la ría de O Burgo, en A Coruña, ha obligado a cerrar este espacio al marisqueo, cuya veda se levantaba hoy para la extracción a flote, que cuenta con 44 licencias, y el próximo día 26 de septiembre estaba previsto comenzar la extracción a pié, a la que se dedican 90 mariscadores.

Con motivo del vertido, la Xunta ha activado el plan territorial de contingencias para la contaminación marítima y se está procediendo al despliegue de barreras para cercar la mancha contaminante e impedir que se propague por la ría.

El vertido, que supera los 35.000 litros y ha llegado a la ría a través de la red de alcantarillado del municipio de Culleredo, procede de un camión que estaba estacionado en un área de servicio de la AP-9 y se produjo durante la madrugada.

Baldomir ha declarado que es pronto para conocer el alcance del nuevo vertido, pero ha advertido que "pone en peligro" los ingresos de 134 familias que "de una forma u otra van alterada su actividad" por un tiempo indefinido, y ha insistido en que las administraciones debe "poner los medios suficientes" para que el "perjuicio sea el menor posible para el sector".

Igualmente, ha señalado que si se confirma que se trata de un sabotaje "el peso de la ley debe caer con toda rotundidad" sobre los responsables del mismo.

Comentarios