Piden que siga la Guardería Forestal

Los lobos llegan a San Tirso y Taramundi

Hubo un mínimo de siete ataques en una semana y están ya junto a A Pontenova
Ovejas víctimas de un ataque anterior
photo_camera Ovejas víctimas de un ataque anterior

Los ataques de lobos están convirtiéndose en un inesperado problema en los municipios más occidentales de Asturias, concretamente en San Tirso de Abres y Taramundi, acercándose ya a distintos núcleos de A Pontenova, limítrofe con ambos. Hay contabilizados un mínimo de siete ataques en una semana. Cinco en seis días, en San Tirso de Abres, el municipio más afectado. 

Este concejo encajado entre A Pontenova y Trabada los sufrió entre finales de la semana pasada y este martes. Atacaron sobre todo rebaños de ovejas en dos zonas muy próximas al núcleo urbano de Amaído aunque también lo hicieron en otros lugares que se encuentran a pocos metros del término municipal de A Pontenova. El primer ataque que se detectó fue en la noche del jueves día 13 en la zona de San Andrés y se repitió en la noche del viernes al sábado en la zona de Espasande, en un lugar muy cercano a las viviendas de los vecinos, algo muy novedoso porque es muy extraño que estos animales, temerosos del hombre, se arriesguen tanto. 

Posteriormente hubo otro ataque sobre vacas en un cercado. Aunque en este caso no hubo daños a los animales, las vacas se asustaron tanto que llegaron a romper el pastor eléctrico para poder escapar. Después, en Solmayor, se repitió otro ataque más a ovejas. 

Los ataques son un problema porque las indemnizaciones se pagan tarde y se rompe la cadena reproductiva en las granjas

Todos estos ataques se encuentran en zonas pobladas, pero el más raro es el próximo a Amaído, porque es casi un entorno urbano. Desde la Consejería de Desarrollo Rural del Principado de Asturias no ofrecieron hasta el momento datos de estos ataques. 

URGENCIA. La alcaldesa del municipio, Goreti Quintana, sí adelantó que ya se dirigió directamente al Gobierno del Principado reclamando su intervención "porque estas situaciones no son para nada propias de esta zona, ya que prácticamente los ataques se produjeron a escasos metros de las calles. Nunca hubo en todo lo que yo recuerdo ataques de lobos en zonas humanizadas, algo que está sucediendo ahora y no sabemos por qué". 

La regidora apunta que es necesaria una intervención rápida porque al margen de los daños obvios de las cabezas de ganado abatidas "que luego se tarda mucho en cobrar" se suman otros problemas "como que se rompe la cadena reproductiva, ya que si los ganaderos no tienen a los animales para reproducirse, eso significa que ven mermada su producción y, además, hay que tener en cuenta que la gente no está acostumbrada a este problema en esta zona y no sabe cómo afrontarlo". 

En el caso del vecino municipio de Taramundi, existen testimonios directos de gente que pudo ver a los lobos devorando un caballo de monte junto a una carretera en Bres. "Uns turistas apartaron da estrada", dicen, y otros que aseguran haberlos visto también en Salcido, en San Tirso.

Comentarios