Lunes. 20.11.2017 |
El tiempo
Lunes. 20.11.2017
El tiempo

Los dueños de aves domésticas deben prepararse para aislarlas

Gallinas a la venta, en un mercado en Ribadeo
Gallinas a la venta, en un mercado en Ribadeo
Los propietarios de gallinas de Trabada y Ribadeo no podrán sacarlas a que coman sueltas ►Se prohíbe llevar aves de corral a las ferias de estos concellos, que deben censar los gallineros

Los propietarios de gallinas o cualquier otra ave de corral de los municipios de Ribadeo y Trabada tendrán que ir haciéndose a la idea de que, como sucedió con sus plantaciones de patatas, tendrán que dar de alta sus gallineros primero y posteriormente acondicionarlos para que estén completamente aislados.

El Ministerio de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente hizo públicas una serie de normas para que dicho aislamiento sea efectivo y la idea general que ya se aplicó cuando hace unos años se declaró la gripe aviar es que se evite que los animales entren en contacto por cualquier medio con las aves migratorias que llegan por centenas a la Ría de Ribadeo.

Así, será necesario instalar un techo metálico tupido en los gallineros que no tengan. Las aves de corral no podrán estar sueltas comiendo, una práctica que es de lo más habitual en cualquier parte, desde luego también en Ribadeo y Trabada.

La alimentación de los animales, por lo tanto, tendrá que ser también controlada para que no la puedan compartir en ningún momento con las aves migratorias, como tampoco la bebida. En ese caso, la legislación recoge que «queda prohibido dar agua a las aves de corral procedente de depósitos de agua salvo en caso de que se trate esa agua previamente. Los depósitos de agua situados en el exterior requeridos por motivos de bienestar animal quedarán protegidos suficientemente contra las aves acuáticas silvestres».

Otro aspecto importante es que se prohibe tajantemente que sean transportadas a lo que el ministerio denomina «lugares de concentración de aves», entre los que se encuentran ferias y mercados, en los que también puede haber ocas o patos.

El Delegado Territorial de la Xunta en Lugo, José Manuel Balseiro, salió el jueves al paso de las declaraciones del alcalde de Ribadeo, el nacionalista Fernando Suárez, en las que aseguraba no tener ningún tipo de comunicación de la Xunta al respecto de estas medidas. Balseiro afirmó tajantemente que la comunicación se remitió al Concello el 11 de abril, que recibieron acuse de recibo del concejal de medio ambiente, Jorge Díaz, y que además dicha comunicación fue colgada en la web del Concello y en el tablón de anuncios municipal. El jueves en la web del Concello esta información no estaba recogida.

La alcaldesa de Trabada, la socialista Mayra García, reconocía que el 11 de abril llegó un aviso a un correo electrónico genérico del Ayuntamiento y apuntó que el jueves le llegó otro al suyo como alcaldesa. La regidora censuró este modo de proceder de la Xunta «porque igual que nos convocan por teléfono para sacarse fotos, este é un tema serio dabondo e con moita repercusión para os nosos veciños como para facelo dese xeito. Teñen que chamar e dar a cara».

La Xunta ya reclamó a ambos alcaldes que elaboren y les remitan un censo de los gallineros que hay en Trabada y Ribadeo.

Los dueños de aves domésticas deben prepararse para aislarlas