Los 200 comuneros de Ove necesitarán dos años para sanear las deudas heredadas de la sociedad

Ordenar el jardín botánico del mirador es uno de los retos. Foto: IG
photo_camera Ordenar el jardín botánico del mirador es uno de los retos. Foto: IG

La comunidad de montes vecinales en mano común Santa Cruz y A Capela, del barrio ribadense de Ove, es una de las sociedades más importantes de la localidad, no solo porque aglutina a 190 vecinos, sino porque es la propietaria de uno de los recursos turísticos más destacados: el mirador homónimo de Santa Cruz. Desde el 16 de septiembre de 2012, una nueva directiva, presidida por Ramón Álvarez Pérez, trata de «sanear as contas e as débedas herdadas» de la etapa anterior, que coordinó, durante al menos 22 años, el comunero Gonzalo García Marcos.

«Cando collemos as rendas non había nada nas contas, nin saldo, nin nada», asevera el secretario, Jesús Ángel López: «Nunha das contas que temos en Banesto, había 200 euros en negativo e na conta de Caixa Rural, 17 céntimos», añade. Y ello sin que la crisis económica tuviera nada que ver. «De feito, o cambio de dirección comezou precisamente porque non se lle aprobaron as contas á anterior directiva. O expresidente chegou a dimitir e logo negouno, e iniciouse por ese motivo un proceso xudicial que levou a que outros tomaran o relevo», explican.

Estos comuneros lamentan no poder asumir más actividades para los socios, «nin tan sequera unha comida anual», por tener que «sanear unhas contas derivadas de atopar as cartillas a cero e 26.000 euros de impagos», precisa el vicepresidente Rodrigo Cobas. «En parte, eses impagos proceden de facturas que quedaron sen aboar do mesón Santa Cruz, pegado ó local social, na área recreativa», especifica.

Consiga AQUÍ la información completa

Comentarios