Lunes. 19.11.2018 |
El tiempo
Lunes. 19.11.2018
El tiempo

Las cenizas del profesor Río Barja reposan ya en el Pedregal de Irimia

Pilar Río, con las cenizas del profesor Río Barja, en el Pedregal de Irimia, con amigos y Antonio de Dios. T. LÓPEZ
Pilar Río, con las cenizas del profesor Río Barja, en el Pedregal de Irimia, con amigos y Antonio de Dios. T. LÓPEZ

Los restos mortales del profesor Río Barja, fallecido a principios de año en el archipiélago canario, reposan ya en el Pedregal de Irimia, tal y como era el expreso deseo del finado.

La hija del reconocido geógrafo gallego Pilar Río Corbacho dio cumplimiento a la firme voluntad de su progenitor de permanecer vinculado tras su muerte al nacimiento del río Miño, un espacio al que ya permanecía vinculado emocionalmente durante su trayectoria vital a través de su madre y de su familia materna, cuyas raíces también están vinculadas al nacimiento del Miño.

Pilar Río Corbacho acudió ayer a Meira acompañada de su marido, el profesor Germán Conde Tarrío, y de otros dos amigos, para esparcir las cenizas de su padre ya finado sobre las pétreas laderas del Pedregal de Irimia, donde unos sitúan el nacimiento del río Miño que otros trasladan hasta Fonmiñá, ya en el vecino municipio de A Pastoriza.

El emotivo acto protagonizado ayer por la hija del profesor Río Barja en el Pedregal de Irimia refuerza si cabe la relación de este geógrafo con Meira, donde el finado profesor presta su nombre al parque municipal.

Pilar Río Corbacho cumplió con este sencillo acto la voluntad de su padre y también dio buena cuenta del compromiso adquirido con la corporación local meirega a principios de año, a los pocos meses del fallecimiento del geógrafo, cuando la propia hija del citado profesor se desplazó personalmente a Meira para entregar al Concello los libros legados por el profesor Río Barja a los meiregos.

El amplio legado bibliográfico testado por el profesor Francisco Javier Río Barja al Concello de Meira no se halla almacenado en las propias dependencias del consistorio, sino que parte de los libros entregados se distribuyeron por otras dependencias municipales, tal y como indicó ayer el alcalde en funciones de Meira, Antonio de Dios.

Las cenizas del profesor Río Barja reposan ya en el Pedregal de Irimia
Comentarios