miércoles. 01.04.2020 |
El tiempo
miércoles. 01.04.2020
El tiempo

Las cancelaciones del Resurrection Fest causan malestar entre los aficionados

Festivaleros, en la acampada del parque de Cantarrana. HÉCTOR MANASÉ
Festivaleros, en la acampada del parque de Cantarrana. HÉCTOR MANASÉ

Los asistentes al Resurrection Fest despertaban ayer molestos ante los cambios en la programación de las bandas. Las cancelaciones de los conciertos de Kverletak, Freygolo y Avenous and Silhouttes decepcionaron a todos aquellos que venían expresamente con la ilusión de verlos. Además, otro problema se dio con hosteleros de Cantarrana, en este caso descontentos ante el cambio de ubicación de los conciertos, que ahora son en Celeiro.

La organización del festival informó el miércoles, a través de su página web de las variaciones y apuntó que no afectaban demasiado a la calidad del evento. «Me ha sentado muy mal que Avenous and Silhouttes no actúe, no puedo pensar en otra cosa», apuntaba Vania Raez, venida de Albacete.

En cuanto a la organización del festival, los seguidores muestran su desacuerdo por la distancia a la zona de acampada. «Los conciertos están muy lejos y esto no va a funcionar, porque la gente o se quedará aquí o estará allí todo el rato», afirma la asturiana Andrea Martínez. Sin embargo, los que acuden por primera vez mostraban su indiferencia ante la localización de los conciertos porque «si el espacio es más grande y mejor acondicionado, no importa el viaje» comentaba Jaime Espada.

En cuanto al comportamiento del público, los vivarienses destacan en general su «educación» y un «comportamiento ejemplar» que sorprende a muchos hosteleros, quienes destacan que son «pacíficos, pagadores e moi boa xente», afirma el gerente de la parrillada Tomás. Las reservas de los clientes que repiten visita son frecuentes estos días en restaurantes como La Paz, donde su propietario, Hixinio Valella, recalcaba que «teño varios grupos de poder adquisitivo alto que veñen todos os anos».

El sector hostelero de Cantarrana coincide en señalar que en las ediciones anteriores las ventas se duplicaron e incluso triplicaron en estos días, aunque destacan la incertidumbre que genera el traslado del evento a Celeiro.

En este sentido, la encargada del supermercado Cemar, María del Carmen Leiras, señala que «o traslado seguramente nos restará xente pola tarde, pero ante a dúbida incrementamos persoal e mercancía».

Acampada. Quejas por tener que ducharse en agua fría

Algunos jóvenes de la zona de acampada expresaron ayer su malestar porque tuvieron que ducharse en agua fría. Esta situación se produjo, a pesar de que el alcalde anunció que los asistentes dispondrían de este servicio gratis en el polideportivo y en San Roque, y pagando tres euros al Viveiro C.F. en el campo de fútbol de Cantarrana.

Autobuses gratis

Los asistentes al evento también manifestaron que los autobuses entre la zona de acampada y la zona de Lavandeiras (Celeiro), donde se ubica el recinto del Resurrection Fest, deberían ser gratuitos, una vez que se varió la ubicación del festival. Patricia Gutiérrez cree que «ya se paga un pastón por las entradas, que cada año son más caras».

Programa. Hoy tocan Bullet for My Valentine y Gorilla Biscuits

Las bandas Gorilla Biscuits y Bullet for My Valentine son los platos fuertes de la jornada de hoy. El primer grupo, que acude desde Nueva York, toca ‘Hardcore Straight Edge’, todo un estilo de vida. La banda, que se formó en 1987, hizo un número de demostraciones de baja calidad que vendía a un dólar en una tienda de Long Island. Su primer polera oficial consistía en la imagen de un gorila sobre un patín de skate. Bullet for My Valentine hace metalcore melódico y llegan desde Gales. El grupo empezó versionando canciones de Metallica y Nirvana.

Otros grupos

El cartel del día lo componen además The Adicts, The Bouncing Souls, Architects, Sworn Enemy, Sylosis, Six Ft Ditch, Nothink, Switchtense, Alea Jacta Est, Down of the Maya y Bastardos on Parade.

Las cancelaciones del Resurrection Fest causan malestar entre los...
Comentarios