miércoles. 19.01.2022 |
El tiempo
miércoles. 19.01.2022
El tiempo

La sentencia victoriosa

ENTRE SONIDOS de vuvuzelas y la pasión por la selección española, el Tribunal Constitucional irrumpió con la sentencia del Estatut en la melancolía de España. Cuatro años después, el modelo territorial de la zeta vuelve a lograr la cuadratura del círculo de cara a las elecciones catalanas. Pero eso no garantiza una victoria socialista autonómica. Ni tan siquiera la mayoría absoluta a CIU, que sufre amnesia con el pacto del Tinell, el pacto del estatut Más-ZP y la firma ante notario.

Todo ha estado muy bien calculado, milimétricamente diseñado en la cocina kilométrica de la invención zapaterista y la morada constitucionalista de Maria Emilia Casas. La presidenta del TC ha hecho lo que ha podido tras las regañinas de la vicevogue y cuatro años de vergonzoso silencio. Y Rodriguez Zapatero no ha conseguido aprobar el texto tal cual salió del Parlament, como había prometido a Maragall allá por noviembre de 2003. ¿Se acuerdan?.

De modo que la verdad de este largo parto de la sentencia de la miniconstitución catalana no es ni trágica ni cómica, ni dramática ni romántica. Es la necesidad política de un pronunciamiento judicial, componenda jurídica de una decisión no traumática que al mismo tiempo cabrea y deja a todos satisfechos por igual.

Si esto ha sido una victoria del Gobierno y una derrota del PP, como dice De la Vega, ¿ por qué Montilla y Más se replantean el pacto con el PSOE llamando a la manifestación?. Si el gran caballo de batalla del término nación queda sin validez jurídica, ¿por qué se empeña Zapatero en hablar de máxima cuota de autogobierno a la vez que se muestra dispuesto a tomar medidas para desarrollar en estatuto?. Si hay 14 artículos inconstitucionales y cerca de una treintena interpretativos, ¿por qué Moncloa se subroga a la confusión de la opinión pública y al engaño declarativo?.

La sentencia del Estatut nos ha distraído de la crisis y de los decretazos bajo el paraguas de la selección y las técnicas de comunicación y propaganda. Pero lo cierto es que el Estatut que se aprobó en el Parlamento español no es constitucional, desde el momento en el que bastante más de un artículo se ha modificado. En el todo del texto se puso un coladero de normas con las que la ley de la leyes no ha tragado, por mucho que el PSOE disimule y el PSC se haga la doncella ultrajada. Ahora nos queda un largo recorrido de guerra fría hasta las elecciones, que incluye manifestaciones luego de un lamentable paripé faltón catalán a las más altas instituciones del Estado. La presión ha sido a cara de perro, a vida o muerte como con Garzón. Pero al final, la judicatura ha tomado su decisión, se quede o no corta, satisfaga a unos y enoje a otros. Esa es la realidad final: Como dijo el jugador del Barça y de España, Xavi Hernández: "Nosotros hemos pedido unas cosas y el Tribunal no nos las quiere dar". Sin embargo, habría que decir que les ha dado muchas, pero no todas, por supuesto, porque la barra libre que diseñó Zapatero en sus sueños de cálculo electoral tiene un límite que es la cordura, la Constitución y el propio Estado.

Y mientras esperamos la letra pequeña y los votos particulares, los sindicatos han vuelto a dar muestras de su particular visión de la crisis, del paro y de las mentiras sobre la gestión económica. Huelga salvaje en Madrid, el País Vasco y Navarra, pero huelga general aplazada hasta el 29 de septiembre. Lo que hacen las centrales es desvirtuar la finalidad constitucional misma del movimiento sindical, utilizándolo a discreción estratégicamente, pero contra el PP y no contra Zapatero. La negligencia de no respetar dos días los servicios mínimos y la finalidad de "reventar" Madrid delata las verdaderas intenciones sindicales que, con corporativismo ideológico, la montan en una comunidad gobernada por el PP pero aplazan a finales de septiembre la huelga general contra Zapatero. No olvidemos que la razón de la huelga del metro madrileño fue la rebaja del sueldo de los funcionarios aplicada por Esperanza Aguirre tras el llamado primer decretazo de Zapatero. En cuanto al segundo decretazo de la reforma laboral y el pensionazo silenciamiento sindical en espera de que la crisis escampe.

AL CIELO AL INFIERNO
David Villa
Fernández de la Vega

El mago del gol. Al margen del partido de Paraguay, lo cierto es que Villa nos ha regalado un Mundial de eficacia que ya quisiera cualquier ministro de Economía. El guaje es listo y trabajador, un killer del área, un inventor de goles..que son la verdadero honra del fútbol. David Villa ha tocado el cielo con su actuación en Sudáfrica mientras la FIFA se quemó en el infierno con regalos arbitrales muy arbitrarios.

La vicepresidenta victoriosa. Somos conscientes de que el partidismo es una fiebre que afecta a todos los políticos. Pero salir en La Moncloa a valorar la sentencia del Estatut en términos futboleros deja mucho que desear. María Teresa Fernández De la Vega penetró en el infierno al atribuir una derrota al PP en función del número de artículos declarados inconstitucionales. ZP más cauto, porque el TC frenó lo esencial.


PRIMERA PERSONA
Sancho Gracia. Galán con voz de terciopelo. En Galicia, con pelo blanco y su valentía de siempre ante los achaques de salud. Más valiente que Curro Jiménez.

Dinio. El balsero de la orgía. Autopista M-30 de Madrid, primera hora del miércoles. En coche con bella acompañante y la bandera de España en la ventanilla. ¿Celebraba la victoria futbolera o su otra faena?

-O-O-O-O-

CHISMES
♦ Lo último. La ministra de Defensa, Carmen Chacón, suena como posible candidata al Ayuntamiento de Barcelona. De ahí el retraso de la crisis de Gobierno. La amenaza de motín también asustó a Rodríguez Zapatero.

♦ Solidario. Federico Trillo lideró la colecta en Defensa para pagar los 300.000 euros de fianza del general Navarro, condenado por el caso Yakolev, y recientemente fallecido de cáncer.

♦ La sentencia. Además de José Luis Rodríguez Zapatero quién sabía que el TC se pronunciaba el lunes mismo sobre el Estatut, antes del España-Portugal. Por ahí dicen que ni Montilla…

♦ Lapsus. Pérez Rubalcaba habló de heridos leves en la explosión fortuita de un colegio de la Guardia Civil en Valdemoro, Madrid. Poco después se supo de la muerte de un agente.

Félix Pons. Descanse en Paz. Buen presidente del Congreso.

La sentencia victoriosa
Comentarios